Valladolid,
Ayuntamiento de Valladolid

Ayuntamiento de Valladolid

Logo Ayto. Valladolid

Noruega: De luces y sombras

Listado de entradas

  • Añadido el 10 de agosto de 2011
    Votos:
    +12
    -6
    La intensidad informativa iba decreciendo, pero la prensa sensacionalista siempre encontraba y encuentra algo escabroso para seguir publicando. No sé lo que se hablará de este caso todavía en España, pero aquí en Noruega salen detalles del asesino con cuentagotas. Quizás debería tratar de escribir algo más para algún medio español.
    Así, el programa de Ana Rosa quería algo más de chicha. Me pidieron que fuera a la isla de Utoya para hacer otra videoconferencia. No tenía claro por qué, pero me dijeron que hiciera lo que pudiera por estar allí. Me pagaban el transporte, el teléfono extra que necesitaba para hacer la videoconferencia... todo facilidades. Cuando la videoconferencia se produjo, lo entendí bastante bien.
    Era muy temprano. Yo llegué a la altura de la isla a las 8 de la mañana y la conexión era a las 9. Tuve que hacer malabarismos para poder colocar el iPhone para que la cámara me enfocara a mí y se viera la isla y las flores colocadas en honor a las víctimas. En las manos tenía mi cuaderno de notas y el teléfono extra para la conexión. Más de media hora estuve esperando para entrar, mientras escuchaba como Belén Esteban había pasado la noche o la última que había montado Aida Nizar (por cieto, a las dos las conozco y las hice mis primeras entrevistas en Valladolid).
    Por fin llegó la tertulia. A mí no me gusta criticar a colegas, y menos a los que me pagan por mi trabajo, pero me pareció divertido el grupo de Facebook que me enseño un amigo: "Yo lo llamo fracaso escolar, en Tele 5 lo llaman tertulianos"Este enlace se abrirá en una ventana nueva. La conexión no fue fácil, porque estaba en medio de la montaña, y no sé si es porque no me oían bien, pero lo que me molestó un poco fue la siguiente conversación:
    - Entonces estás en la isla de Utoya, David?
    - No, estoy en frente. En la orilla de la isla. A la isla no se puede ir porque es una zona de investigación policial.
    - Bueno, tenemos en directo al primer periodista español que está en la isla donde se produjo la matanza.
    - Que no estoy en la isla, estoy en frente. Lo más cerca que se puede estar.
    - ¿Y has paseado por donde se produjo el tiroteo? ¿Cómo esta?
    - ¡QUE NO ESTOY EN LA ISLA! ¡QUE ESTOY EN FRENTE!
    La charla fue bien y tanto ellos como yo quedamos contentos con la conexión. Las periodistas que trabajan en producción son muy amables y profesionales, peor me indignó bastante el gusto por el morbo que mostraron alguno de estos tertulianos. Querían que les contara que estaba pisando la sangre de los jóvenes asesinados. Espero estarme confundiendo y exagerando, porque si estoy en lo cierto, es asqueroso.
    Luego me quedé sólo. Entré en la cafetería del camping desde el que salieron todas las barcas a rescatar jóvenes para cargar el móvil, agotado tras la videoconferencia. Pronto empezaron a llegar muchos más periodistas. Muchos de ellos españoles. Los de TVE me hicieron una entrevista para su reportaje de Informe Semanal. No lo he visto, pero creo que no he salido, y me parece normal, porque yo no veía muy bien qué pinto yo hablando en ese reportaje.
    Pero no sólo había periodistas. Muchos eran los que venían a depositar flores. Yo hablé con algunos. Hice una entrevista a una vecina del lugar, que llegó con sus dos hijos pequeños. Casi de la misma edad que mis hijos. Y casi me pongo a llorar tras la conversación. Le pregunté qué le había contado a sus hijos, y vi que ella había sido incluso mejor que yo con el mío. He estado tan obsesionado con el trabajo, que no he tenido tiempo de explicar a mi hijo lo que pasa y no he controlado la cantidad de imágenes de las bombas que ha visto por televisión.
    Y no sólo había gente que iba a depositar flores. También estaban los turistas del desastre. Me encontré con un grupo de 8 jóvenes españoles que pararon en Utoya de camino a los fiordos. En principio me pareceió bastante morboso, pero luego lo entendí en parte. Todo el mundo quiere visitar el lugar donde un día estuvieron las Torres Gemelas para decir "yo estuve allí". Así es la vida.
    Luego entrevisté al dueño del camping, que me heló la sangre cuando contó cómo sacaron a los jóvenes del agua y les fueron llevando al hotel de Sundvollen, a 5 kilómetros.
    Fue interesante visitar Utoya, pero también duro. Pensar lo que pasó allí hace pensar y duele en el corazón. Es terrible sólo imaginarlo.
    Y creo que voy a concluir aquí el relato de cómo viví los atentados de Oslo. He seguido publicando cosas en la Gaceta los días siguientes, pero han sido cada vez menores.
    La semana que viene empiezan las clases en la escuela en la que voy a trabajar a jornada completa. Hemos recibido algunos consejos de cómo debemos hablar a los alumnos sobre este tema. Será duro. Sé que alguno de mis alumnos tenían amigos que fallecieron en la isla. Nadie debería experimentar algo así, pero menos un joven de 16 años.
     
    Pero la vida sigue, y hay que tirar p´alante.
  • Añadido el 9 de agosto de 2011
    Votos:
    +9
    -8
    Fué aún otro día movido. Para mí y para la ciudad de Oslo, que vivió la movilización puede que más grande de su historia. Si has estado en la capital de Noruega un 17 de mayo, habrás visto mucha gente por las calles, pero no las 100.000 que algunos medios aseguran llenaron, a rebosar, cada rincón de Oslo. 100.000 personas que cubrieron de rosas la ciudad, ofreciendo las fotos más bellas, procedentes del motivo más horrendo. La muerte de 77 personas.
    Yo comencé el día visitando la casa de la madre del asquerosamente responsable de esta matanza, Anders Breivik. Iba a hacer el que sería mi primer reportaje para Televisa, que luego se vería que fue un fiasco tras 15 horas de trabajo. Quedé muy temprano con un compañero de la Asociación de la Prensa Internacional que haría las labores de cámara. Acudimos a la casa, en un edificio modesto, pero en una zona cara de la ciudad. Se ve que no eramos los primeros. Llamamos al telefonillo. Primero al suyo, pero por supuesto nadie contestó. Luego al vecino, que sí contestó. Pero diciendo algo que afortanademente no entendí para colgar de inmediato. No creo que fueran palabras de cariño. Llamamos al resto, y nadie abrió, pero caras curiosas tras las cortinas nos dijeron que simplemente estaban cansados de hablar con periodistas.
    Esperamos, y llegó la encargada de la limpieza, que casi se cae cuando le contamos por qué estabamos allí. No sabía nada. Luego llegó su cartero, que sí les conocía y nos dió unas declaraciones que hubieran quedado bien de haberse emitido el reportaje.
    De ahí nos fuimos a Oslo, al despacho de mi colega cámara, donde empezaría el infierno técnico. Yo no sabía que esto de la tele era tan duro. Una imagen de aquí, un audio de allá. Era mi primera vez y no quedó muy allá, pero lo terminamos (después de 15 horas). No acabarían las malas noticias cuando nos dijeron que el formato que habíamos enviado no era el correcto y no se podía emitir. Y no emisión por la tele, significa no emisión de factura. 15 horas de trabajo a la basura.
    TELE ROSA EN CRÓNICA NEGRA
    Mientras el cámara trabajaba con el video, me llamaron de Telecinco para entrar en directo via Skype en El programa de verano, o el Programa de Ana Rosa, no sé bien cómo se llama. Fue a la plaza Youngstorget y pedí a un grupo de chicas que hicieran las labores de cámara mientras yo hablaba y miraba mis notas. Mientras esperaba mi turno, pude escuchar las últimas novedades de Belén Esteban y todas esas importantes noticias que quitan el sueño a media España. Me sentía raro al saber que iba a entrar hablando de casi 80 muertos. Era la "tertulia de actualidad" del programa de Ana Rosa. Yo no lo conozco mucho, así que respondí a las preguntas como había hecho los días anteriores, sin saber muy bien quién tenía al otro lado. Quedó muy bien, y quisieron repetir por la tarde con Joaquín Prat junior y al día siguiente otra vez con los amigos de Ana Rosa.
    Así lo hice, y por la tarde estuve charlando un rato con Joaquín Prat, quien al terminar la transmisión me dijo: "joder tío, cuentas las cosas de puta madre". Puede que sea Junior, pero recibir tal comentario de alguien que se llama Joaquín Prat sienta muy bien. 
    MILES DE ROSAS EN UNA HISTORIA NEGRA
    Al terminar el video, fue al hotel donde estaban los compañeros de Televisa, el Radisson Sas, el edificio más alto de Noruega, creo. Tenía trabajo que hacer y no pude estar en medio de la concentración de gente en la plaza del Ayuntamiento, pero me tocó retransmitirlo desde lo alto de la ciudad. Tuve otra videoconferencia via Skype con el 24 horas de Televisión Española. Ya salían solas.
    Al terminar, cogí mi coche para volver a casa. La manifestación acababa de terminar, y lo que me encontré en mi recorrido por el centro de Oslo me emocionó. Rosas y rosas en cada rincón. Rosas en las paredes, en los semáforos, en las señales de tráfico, en las papeleras. Una enorme hilera de flores que recorría desde la calle Karl Johan hasta el palacio Real, con velas que le daban un aspecto mágico.
    Algo terrible había sucedido, pero los noruegos habían logrado algo bello. Estar unidos y gritar la frase que se ha hecho famosa, pronunciada por una joven en una entrevista para la CNN: "Si una sóla persona puede tener tanto odio, imagínate cuánto amor podemos tener todos juntos".
  • Añadido el 3 de agosto de 2011
    Votos:
    +9
    -5
    Este no iba a ser un día divertido. Se celebraba la misa en honor de los asesinados en la catedral de Oslo. Antes de empezar la jornada, paseo por las webs para ver las novedades. No encontré mi texto de La Gaceta, pero un buen amigo publicó en Facebook: "La Gaceta a lo suyo. Publican en portada "la izquierda se olvida de que el asesino es masón". Me temblaron las piernas. Si me habían puesto algo así a un texto mío no me hacía ninguna gracia. Le pregunté a mi colega y me dijo que mi texto ocupaba tres páginas. Se había respetado el original, pero, por cosas de edición y espacio, hubo que eliminar la descripción que la policía había dado de él. Eso de que era un fundamentalista cristiano. Al día siguiente, le dije a la jefa de internacional una cosa que es importante para mí. "La Gaceta es como es, y yo no me meto. Me gusta cómo estais editando mis textos, pero os pido por favor que mis titulares siempre sean informativos y no haya opinión, porque van directamente a mi curriculum y yo no me quiero asociar con ninguna ideología". Lo entendieron perfectamente. Yo pensé que en La Gaceta no había más que gente enfadada, pero de momento, las tres personas, tres señoritas, que han estado en contacto conmigo han sido encantadoras, profesionales y han respetado mi trabajo, así que no puedo tener queja.
    Pero esto me hizo pensar otra vez, como me pasó con la tertulia de Punto Radio. En España encanta la polémica y el politiqueo, y hay momentos en los que queda feo. La portada de La Gaceta no mentía. La foto de Breivik muestra un uniforme masón. Pero también es cierto que se había declarado untracristiano en sus textos. ¿Qué más da? Este tío ni es cristiano, ni masón. Es un asesino, y basta. Usar este tema para continuar las disputas internas me revuelve un poco. Pero así es España, ¿no? Yo ya empiezo a olvidarme.
    MISA
    Al llegar a Oslo tenía que encontrarme con el equipo de Televisa México, quienes querían que colaborara con ellos. Y todavía lo sigo haciendo. La misa iba a empezar y quedamos en la catedral. La montaña de flores junto a la iglesia empezaba a crecer. Y había cola. Me coloqué en la zona de los periodistas y me partió el corazón ver llegar al primer ministro Stoltenberg y al lider de las juventudes de su partido para colocar flores. Se veía cláramente que el gesto de sus rostros no era fingido. Luego llegó la familia real. Mette Marit, hermanastra del primer asesinado en la isla, estaba rota. Los reyes no dejaron flores, pero luego dentro de la iglesia, sus lágrimas demostraron que también tienen corazón, aunque tenga sangre azul.
    Luego me encontré con los compañeros de Televisa. Son los corresponsales en Londres y son dos tíos geniales. Vitas y Horacio. En poco tiempo he aprendido mucho. Aunque ellos no lo sepan. El primer día fue un poco raro, porque no sabía bien cuál era mi misión y me sentía como el becario que tiene que llevar el trípode. Trabajaba para diez medios más y no tenía tiempo para eso, así que les tuve que dejar tras mostrales Youngstorget. Aquí me encontré con una mujer que vivió el estallido muy de cerca. Trabajaba en una tienda cercana y su marido estaba en el coche tan sólo a unos metros. Ambos salieron ilesos, pero le causó gran trastorno mental. Mostró terribles fotos de la zona justo después del estallido.  
    Y otro día agotador se pasó entre llamada y llamada. El nerviosismo empezó cuando Televisa me encargó mi propio reportaje. Al día siguiente tenía que hacer un perfil de Anders Breivik. Visitando a sus vecinos y a ser posible hablando con un psiquiatra. La caza de cámara y psiquiatra fue dura. No todo se consiguió. Pero eso ya será mañana.
    ---
    Texto original de la crónica publicada en La Gaceta el lunes 25 de julio de 2011
    Los noruegos son gente seria. Se ríen poco quizás, pero son felices. La vida va bien en el país y están satisfechos y orgullosos de ser quien son. Ayer tampoco reían, pero tampoco eran felices. La tragedia que sacude al país, con al menos 93 asesinados,  la mayoría de ellos jóvenes, ha sumido a todo el país en la tragedia y el dolor. Pero también en la unión y la esperanza.
    El balance de víctimas es dramático. Cada vez más, si cabe. Uno de los heridos tras el tiroteo murió ayer domingo en el hospital, lo que eleva la cifra de asesinados a 86. Los medios noruegos destacaban que uno de los asesinados era un policía encargado de la seguridad en la isla que, como es normal en Noruega, patrullaba sin armas. Además, hay unos cuatro o cinco desaparecidos en las aguas junto a la isla, que ha sido completamente registrada, por los que se teme por su vida. En cuanto a cantidad de heridos ayer era de 66, muchos por herida de bala, por lo que el dramático número podría aumentar. En cuanto al ataque con bomba en la capital, se mantiene el número de siete muertos, pero hay 30 heridos en los hospitales, de los cuales 10 están muy graves o críticos. No se ha confirmado si todavía se están buscando a desaparecidos entre los escombros, pero ayer los bomberos habían dejado la zona y tan sólo estaba trabajando la brigada de investigación de la policía.
    MISA
    Y cada una de estas víctimas fue recordada en la misa celebrada en la catedral de Oslo. En sentido homenaje que es tan sólo el primero de los numerosos que se preparan. Hoy se hará un minuto de silencio a las doce del mediodía y se espera que toda Noruega salga a la calle a las seis de la tarde en señal de duelo. La plaza del Ayuntamiento, lugar significativo por ser la sede donde se entrega el Premio Nobel de la Paz, será el lugar de reunión en Oslo.
    Las imágenes vistas junto a la iglesia fueron dramáticas. Cientos, miles de flores y velas ponían color a un día tan gris, tanto en el cielo como en los corazones de los noruegos. Veronicha Bergli acudió con un grupo de amigas a colocar varias rosas. Ella conoce a muchos de los que estaban en la isla. "Noruega es pequeña y es difícil no conocer a alguien que conoce a alguien", afirma con la voz rota. Ella siente que, a pesar de no ser religiosa, la catedral es el lugar en el que debe estar por ser elegido como lugar de unión.
    Entre los asistentes también está Hege Fjeldheim. Ella trabajaba en una tienda de cristalería cercana al lugar donde estalló la bomba. Quería haber entrado en la iglesia pero la tal cantidad de asistentes no lo permitió. "Pero ha sido bueno estar con la gente", dijo tras admitir que esto la ha cambiado. Al pasearse de nuevo cerca de su lugar de trabajo, declaró que no se siente segura, "esto puede pasar de nuevo".
    Pera esa unión de la que se sienten orgullosos los noruegos fue la que destacó el primer ministro Jens Stoltenberg en sus palabras dentro de la catedral, que hicieron llorar incluso al rey y la reina. "Si una persona sola puede mostrar tanto odio, pensad cuánto amor podemos mostrar todos juntos", citando las palabras que una joven había dado en una entrevista a un medio de comunicación.
    Investigación
    Al tiempo que se celebraba la misa, las alertas saltaban al saberse que la policía había iniciado una acción con agentes armados en un lugar de Oslo, que en principio se dijo podría tener relación con los atentados, pero al final la operación se saldó sin hallar explosivos y se canceló.
    Las investigaciones se centran ahora en las declaraciones de Anders Breivik pero sobre todo en lo que él llama "manifiesto". Un documento de cerca de 1500 páginas que publicó en internet tan sólo una hora antes de estallar la bomba y un video colgado en Youtube. En el texto, del cual se sabe que copió en parte de Ted Kaczynski, escrito en los años 70, primero plantea sus pensamientos políticos y luego es una larga entrevista consigo mismo, donde detalla momentos de su vida y cómo planeó a lo largo de varios años los atentados de Oslo.  En el mismo documento afirma que el ya contaba con ser detenido y con menos del 30% de posibilidades de escapar. Y así fue, después de un tiroteo de más de hora y media, tras el cual aún le quedaba munición. Su abogado manifestó que, según Breivik, son actos han sido "horribles pero necesarios". En el video se muestra además su postura antimusulmana y antisocialista. En general, una ideología de extrema derecha con la que quería "salvar a Europa", de la que manifiesta que sabe que "el 95% le odiarán, pero se lo agradecerán generaciones posteriores".
    De momento, se enfrenta a la pena máxima de la justicia noruega, que son 21 años con posibilidades de prórrogas en determinadas circunstancias, pero todo será poco para la ciudadanía noruega que tardará más tiempo, quizá una eternidad, en olvidar lo sucedido. El perdón quizás no llegue nunca.
  • Añadido el 2 de agosto de 2011
    Votos:
    +13
    -3
    Me había acostado a la una y media de la mañana. Mi mujer me había dicho que había escuchado que podía haber hasta 50 muertos. Yo me enfadé. Pensé que sólo quería que me quedara en casa. "¿Pero tú que prensa lees? Eso no aparece en los periódicos ni la policía había dicho nada". Pero estaba mejor informada que yo. Me desperté a las tres de la mañana para ir a Oslo a la conexión en directo con Televisa y puse un momento la tele para ponerme al día. Ya estaba la terrible noticia. Hablaban de 86 muertos. El jefe de la Policía se disculpó hace un par de días por lanzar una cifra tan elevada, pero que el número haya sido 77 no disminuye la tragedia. Me monté en el coche antes de que la familia se despertara y no me dejaran salir. No había ni un alma. Ni en la autopista ni en Oslo. Aún así, volví a aparcar en el parking fuera del centro. Por precaución. La emisión era a las cinco y media y había que hacer pruebas antes. Quedaba poco tiempo. Llegué a Youngstorget, donde sólo estaba el pobre chaval de la tele TV2, con el que me fui acostar y el que me dio la terrible noticia al despertarme. Tener el turno de noche de un noticiero 24 horas es duro. El centro de NRK donde había hecho la emisión el día anterior estaba precintado por la policía, por peligro de caida de cristales, y me puse nervioso, no veía a nadie. Tenía al teléfono a Televisa, donde se ponían aún más nerviosos. Unos compañeros me dijeron que había una furgoneta en una calle cercana y fui para allá. Había una cámara en la calle, pero no ví a gente. Tenía al teléfono a alguien me Televisa y me preguntan "¿llevas una mochila negra?", y me acojoné. "joe, cómo sabe eso". "Acabas de pasar por delante de la cámara donde tenemos la ventanta del satélite". Así era. El técnico logró espabilarse y salir de la furgoneta con el tiempo justo para hacer las pruebas. A punto de emitir, llegó otra sorpresa. Justo detrás de mí pasaban varios autobuses y coches con el escudo real y llenos de militares. Cerca de 200 soldados armados hasta los dientes, con su chaleco antibales y el casco de "nacido para matar", ocuparon la plaza dejando una imagen insólita, no sólo en Noruega. Los militares tomarían la responsabilidad de sustituir a la Policía en la vigilancia de las calles del centro, para dejar a la policía centrarse en la investigación. Y los soldados con armas, junto a los cristales por los suelos y las fachadas dañadas, daban la impresión de una ciudad en guerra o en estado de sitio. Oslo.
    Y a continuación se puede ver el resultado de la emisión en directo. No pude leer, y a mí nadie me dijo que estaban metiendo imagen al tiempo que hablaba, lo cual me hubiera dado la opción de no parecer tartaja en varias ocasiones. Pero creo que quedó bien. Es mi primera crónica y estoy orgulloso. Aunque se nota que había dormido menos de dos horas.
    (En este enlace se accede a la página de Televisa, con más calidad, y debajo se ve el video en Youtube).Este enlace se abrirá en una ventana nueva
    --
    --
    Eran las seis de la mañana. Ni había dormido, ni me había dado tiempo a ducharme, ni había desayunado. Y el Seven Eleven había reventado. Me dí una vuelta por el centro y tuve que llegar a Karl Johan para poder comprar un café. De ahí de vuelta a Youngstorget, donde cayó una chupa de espanto. Periodistas, militares y policías nos cubríamos donde podíamos. Yo encontré un toldo de los del mercado, me senté debajo y pude disfrutar de mi madalena y mi capuchino.
    A las ocho habían anunciado rueda de prensa del primer ministro, y a las nueve de la Policía. Fui a esta última. Aquí hubo otro agüacero de cuidado, pero los madelmans que eran los policías tenían orden extricta de no dejarnos pasar hasta que fuera la hora y allí estabamos, empapados hasta los huesos. Mientras, mi teléfono no paraba de sonar, y me faltaban manos para sujetar paraguas, teléfono y libro de notas.
    Ni recuerdo el número de crónicas que envié este día ni desde dónde las hice pero fueron muchas, sobre todo para radio y TV. El único periódico que me llamó fue La Gaceta. Con el estrés, yo ni me paré a pensar que era de Intereconomía. He de reconocer que mi sueño siempre fue publicar en El País Semanal, pero pagaban bien y me habían llamado ellos. Además, yo no me meto en política y los prejuicios no son buenos. Desde ese día, la sección de internacional se ha portado magníficamente conmigo y he publicado cada día. Veremos cuanto dura. Pero sí pasó algo al publicarse mi  primera crónica en este diario. Pero eso ya será el domingo y será otro post. Por hoy ya es bastante, que llevo todo el día en la cárcel donde está encerrado el cabrón de Breivik, para hacer una nota para Televisa y La Gaceta y estoy muy cansado. Buenas noches.
  • Añadido el 30 de julio de 2011
    Votos:
    +6
    -5
    Ya ha pasado más de una semana desde los terribles atentados de Oslo que han acabado con la vida de 77 personas. 8 tras la bomba del centro de la capital y 68 en el tiroteo de la isla de Utoya, la mayoría jóvenes. La tristeza no ha disminuido, pero sí, como suele pasar, la intensidad informativa. Si no he publicado en esta semana es lógicamente porque he estado trabajando mucho. Ahora, más relajado, me apetece compartir mi experiencia de esta semana. Los sentimientos vividos y los entresijos de un periodista en la zona cero. El viernes por la tarde escribí en mi Facebook que "una gran desgracia supone mucho trabajo para mí". Y sufrí el capón de un amigo que me dijo que podía dañar la sensibilidad de muchos afectados, quizás amigos míos. Para nada era mi intención, pero aún así borré mi comentario. Yo sufro como el que más esta desgracia, pero no es más que un hecho que ha supuesto el mayor reto profesional de mi vida, trabajando para 14 medios en tres días.
    El jueves 21 llegué de vacaciones en Sicilia, el cual tenía que haber sido mi último post, pero las circunstancias se torcieron. Nos acostamos tarde y pasamos la mañana del 22 en la cama. Aún con las maletas sin deshacer, comimos el almuerzo, con la radio puesta. A punto de ir a dormir la siesta, llegó la terrible noticia: un artefacto había estallado en el centro de Oslo. No sabía que hacer, ni sabía aún si no era más que una bombona de butano. Pronto vimos que no era así. Decidí ir a Oslo. Sentí que era el sitio donde debía estar. Pero estaba con mi familia. Todos veíamos juntos la tele, con las terribles imágenes que todos conocemos. Mi mujer insistía en que me quedara en casa, que lo podía seguir por la tele. Pero yo debía ir a Oslo. Mi corazón se rompió cuando mi hijo me dijo: "PAPÁ, NO QUIERO QUE TE MUERAS". Estuve a punto de ceder. Pero yo debía ir a Oslo.
    Cogí la mochila donde tenía la cámara de fotos, aún con la crema solar y la guía de Sicilia, y monté en el coche. Eran cerca de las cinco de la tarde. En el camino llegó la terrible noticia. Un tiroteo en Utoya, podría estar relacionado. La Policía recomienda que NADIE SE ACERQUE AL CENTRO ni se reúnan en grupos grandes. Mi mujer empezó a llamar a mi móvil: "vuelve a casa, están diciendo que hay muchos muertos y quizás más bombas". Ahora que ha pasado lo puedo decir. ESTABA ACOJONADO. Veían cómo todos los coches por la autopista circulaban en sentido contrario y mi corazón iba a mil por hora. También iba rápido mi pequeño Opel Corsa, convertido en mi vehículo de guerra, en el que no advertí que circulaba a 140.
    Aparqué lejos de la zona afectada, en Aker Brygge, y fui andando hacia Karl Johan. No se notaba nada raro. Quizás menos gente de lo normal. Al llegar a Karl Johan, vi que estaba cortada. Todo el centro cortado. Tuvimos que rodear, hasta llegar a la estación Central, también desalojada. En estos momentos, mi móvil ya ardía. No sé cómo, me empezaron a llamar de muchos medios. DE TODOS LOS MEDIOS.
    En este enlace se puede escuchar mi participación en el programa "Queremos hablar" de Punto Radio.Este enlace se abrirá en una ventana nueva Más tarde participaría en la tertulia de "De costa a costa", también en Punto Radio, y me llegué a enfadar un poquito. Siempre había querido ser tertuliano, pero parece que me estoy haciendo muy noruego y el estilo español me va gustando menos. Durante toda la tertulia habían dado caña a los grupos islamistas, primeros sospechosos, y mientras hablabamos se supo que era un noruego. Una de las periodistas, que no me acuerdo quien es pero seguro que es muy famosa, me preguntó: "por qué crees que primero se dijo una cosa y luego otra. Hay algún problema en Noruega que no se quiere mostrar". O algo así. Muy español. Querer polemizar, enfrentarnos. Pues lo siento, los noruegos no son así. Nadie es perfecto y hay problemas en todas partes, pero ante una desgracia así, a la oposición o a los medios no se les ha escuchado criticar al gobierno o a la Policía.
    Llegué a Youngstorget, la zona más cercana al atentado con bomba donde sólo dejaban entrar a los periodistas. Mi teléfono ardía. Cada vez que colgaba, volvía a sonar. No hubo muchos amigos o familia que llamaran, eran sólo medios. De los cuáles aún me pregunto cómo consiguieron mi número. Supongo que en parte es culpa de este blog y por estar en la lista de la Asociación de la Prensa InternacionalEste enlace se abrirá en una ventana nueva.
    Me iba poniendo al día a través de mi iPhone, sin el cuál no podría haber hecho casi nada de todo lo que he hecho: llamar, recibir correos, hablar por skype, consultar los periódicos, actualizaciones de Facebook... Y allí estaba, sin haberme duchado ni afeitado, con una camiseta, y querían que entrara en directo en los informativos de Antenta 3, con Matías Prats. Yo nunca había hecho tele más allá de las prácticas del master, pero no podía decir que no. Además, se emitía desde el mismo Youngstorget. A mí el salir bien o mal no me preocupaba mucho, pero me dijeron que tenía que salir con camisa. No había forma de encontrar una, y en el último minuto dejé a un colega de Marruecos creo en camiseta de tirantes. Ni él ni yo oliamos a rosas tras este día, pero nadie lo notó en la tele. Esta es la entrada. En la segunda parte, el minuto 7:35Este enlace se abrirá en una ventana nueva:

    Más vídeos en Antena3Este enlace se abrirá en una ventana nueva

    No quedó mal. También entré en directo en el los informativos del 24 horas de TVE, en la CNN, en la TVG, en la alemana Deutche Welle... pero fue por teléfono y con sólo una foto mía adornando la tele, y no impresiona tanto. Además, estaba tan empapado de información que me salía sólo. Creo que hice un buen trabajo.
    Poco después me llamaron de Televisa, la mayor televisión de México y creo que la mayor del mundo en español. Otro directo a las cinco de la mañana en el telediario de máxima audiencia. Ya le había cogido el gusto. No podía decir que no.
    Pero eso ya sería el sábado. Hasta aquí llegó el relato del viernes 22-J. Me acosté a la una o las dos y me tenía que levantar a las tres y media. Será en otro post.
    PD: Sé que hablo mucho de mí y poco de la tragedia, pero para eso están otros medios. Yo estoy muy dolido y tengo alumnos que han perdido amigos, pero este es tan sólo el relato de cómo un periodista lo vivió. Me podéis acusar de egocéntrico, pero no de falta de sensibilidad.
    ---
    Esta es la lista de medios con los que he colaborado:
    España:
    -Radio: RNE, SER , Punto Radio, RAC, ​Radio Euskadi.
    -TV: TVG, Anten 3 TV, Telecinco ,TVE.
    - Periódicos: La Gac​eta
    Internacional:
    - Televisa Mexico.
    - Deutsche Welle Alemania.
    - CNN Estados Unidos.
    - Radio Caracol Colombia.
  • Añadido el 14 de junio de 2011
    Votos:
    +10
    -7
    Si hoy puedo escribir este post es porque es festivo y tengo más tiempo libre. ¿Qué día es? Pues "2.pinsedag", o segundo día de Pentecostés. ¿Qué es eso? Haga como yo, mire la Wikipedia. O es usted muy beato, o a casi todos se nos ha olvidado lo que es Pentecostés. Pero a los noruegos no. O al menos, no se les olvida celebrarlo, que es lo importante. Y no sólo eso, celebran pentecostés el domingo, noche de pentecostés el sábado y segundo día de pentecostés el lunes. Toma puente, ni los de Calatrava. ¿Y por qué? Pues porque lo manda el año laboral. A mí que no me venga ahora diciendo que aquí todos son muy píos, que no cuela.
    Los noruegos tienen una relación muy especial con la religión. Es uno de los países más laicos que conozco, donde se respeta la diversidad de religiones y se favorece multiculturalidad . Y sin embargo, ¡¡¡tienen religión oficial!!! En pleno siglo XXI, con tendencias sociales laicas y casi ateas, y con religión oficial. A mi me costó entenderlo. Y yo creo que a los noruegos también. Muchos ni saben que hay religión oficial. Ni les interesa ni de hecho les afecta.
    Cierto que el santoral español es enorme y todos esperamos la llegada de la virgen de agosto y del apóstol Santiago, pero en Noruega no se quedan cortos en celebraciones. Por supuesto, Navidad. También Semana Santa, bueno, Pascua. Pero es que ademas la Ascension, que fue el 4 de junio. Ahora Pentecostés. Falta por celebrar el cumpleaños de San Pablo y la despedida de soltero de San Jose.
    ¿Pero hace esto a los noruegos más religiosos? Para nada. En general cada uno se va a su cabaña y las iglesias se quedan tan vacías como de costumbre. De hecho, muchos no tienen muy claro lo que se celebra. Que prácticamente nadie se pregunta qué es Pentecostés o la Ascension, por supuesto. Pero yo, como profe de instituto, me he llevado algunas sorpresas. Muchos desconocen lo que se recuerda en la semana santa. Y es que, entre tanto pollo, huevo y conejo que adornan la Pascua noruega, es difícil cortar el rollo diciendo que al amigo Jesús lo colgaron de un crucifijo. Pero lo mas sorprendente es la Navidad. Yo no pido que se sepa a la hora en que Maria dio el gran suspiro haciendo padre al Espíritu Santo y cornudo a San Jose, pero por lo menos poner u a fecha. En Noruega se celebra "la pequeña Navidad" el 23 de diciembre, "noche de Navidad" el 24, Navidad el 25 y segundo día de Navidad el 26. Así, entre tanta fecha, no extraña que no sepan cuándo cantar el cumpleaños feliz al niño jesús.
    CONFIRMACIÓN....¿POR LO CIVIL?
    Pero una de las mayores curiosidades para mí son las confirmaciones. Al no ser el Sacramento de la comunión muy popular por estas tierras, lo que tira es la confirmación. Se montan unos bodorrios de miedo, y la criatura, ya con sus 14 añitos tiene una lista de deseos del copón. No es raro el confirmante que reúne mas de 10.000 € en regalos. Así, al adolescente ateo o musulmán no le mola que sus padres no le quieran confirmar. ¿Y qué hacemos? La llamada organización Humanista tuvo una idea genial. Montar las confirmaciones civiles, donde en lugar de una catequesis para recordarte los mandamientos del Señor Jesús, te dan unas clases de ética para recordarte los mandamientos del señor presidente.
    UNA RELIGIÓN POR SEMANA
    Otra curiosidad de estas tierras es que, al haber tal multiculturalidad, el gobierno permite tomarse libre el día mayor festivo de tu religión. Y aquí viene la idea: hacerte musulmán para celebrar el Ramadán, judío para estar libre en Sabbat. Católico para ir a la cabalgata de Reyes. Y protestante para irte a la playa en pentecostés. De momento, esto es lo que yo he hecho. Con Dios.
    -- Desde Mi iPhone, perdonen los errores :)
  • Añadido el 17 de mayo de 2011
    Votos:
    +10
    -3
    El 17 de mayo llega a su fin. Solo son las ocho de la tarde, pero aquí hace tiempo que la fiesta llegó a su fin.
    Es la sexta o séptima vez que celebro aquí la fiesta nacional Noruega y la primera que puedo decir que realmente he disfrutado. Eso sólo puede significar que me estoy volviendo muy noruego, muy viejo o muy responsable. O lo que es mas probable, las tres cosas.
    Hasta hace bien poco yo no podía decir nada bueno de una fiesta cuyo programa oficial empieza a las seis de la mañana y acaba a las cuatro de la tarde. Una fiesta cuyo máximo atractivo era ver a críos gritando "hip, hip, hurra" y agitando la banderita. Mis primeros 17 de mayo, aun rondando los 25 y sin hijos, los pase de resaca. Y puedo tener un vago grato recuerdo del 16 de mayo, pero no mucho de una fiesta a la que no veía ninguna gracia.
    Pero las cosas cambian. Y las circunstancias también. Ahora siento a Noruega mas mía. Tengo dos hijos. Mi padre esta aquí de visita. Y hoy ha hecho un día magnifico. Lo he pasado bien.
    NO TAN MADRUGADOR
    El desfile de los niños solía empezar a las diez, pero este año, por suerte, lo retrasaron hasta las doce aquí en mi.... pueblo (iba a escribir ciudad, pero el que se atreva a llamar ciudad a Solbergelva es que no ha viajado mucho). Después de un buen desayuno con queso marrón, que no puede faltar en la mesa noruega, acudimos al desfile. Antes de incorporarnos, escuchamos tocar a Michael Jackson a ritmo de banda infantil, mientras los niños gritaban y algunos cantaban el himno nacional. Luego fue un agradable paseo, charlando con vecinos y otros padres de la guardería. Al llegar al destino, no faltó el típico pølse noruego (la salchicha).
    Después, visita a las ferias. Y disfruté como un enano junto con mi hijo en unos coches de choque y un "látigo" que he descubierto que ya no son de mi tamaño. Ni a lo largo, ni a lo ancho.
    Ya en casa, seguí mejorando mi técnica en la parrilla para terminar con una estupenda tarta de tiramisú.
    Yo se que a cualquier españolito medio, en especial si no ha llegado a la treintena, lo expuesto le parecerá cualquier cosa menos un buen plan. Pero a quién le importa. Yo lo pasé bien.
    -- Desde Mi iPhone, perdonen los errores :)
  • Añadido el 17 de mayo de 2011
    Votos:
    +10
    -2
    Yo siempre me he sentido... ¿cómo decirlo? ¿Progresista? Pero nunca me he encasillado con ningún partido político. Y mira que lo han intentado, tanto en mi época universitaria, donde algunos compañeros no podían entender que estuviera en moviemientos asociativos sin perteneer a un partido. Como mi madre, quien insistía que la mejor manera de labrarme un futuro era afiliarme (eso sí, el partido debería ser el PP o el PSOE, no importaba cuál, porque en algún momento gobernarían los dos).
    Me considero más eso que algunos llaman "independiente", pero que, siendo sincero, se acerca más a "tocapelotas". Soy un provocador y todo el que me conozca, especialmente en Facebook, lo sabe. Me encanta tocar las narices. Provocar debates me apasiona, y discutir con el que está de acuerdo contigo es aburridísimo. Debería ser considerado deporte olímpico.  
    Pero algo ha pasado en estas elecciones municipales. Todo empezó allá por el invierno de 2010, chateando con mi amigo cibernético Mariano LozanoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, quien había criticado en su blogEste enlace se abrirá en una ventana nueva e insistido en Facebook, sobre lo lesivo para nuestros derechos el hecho de eliminar el derecho al voto en elecciones municipales a los expatriados. En aquel momento yo le dije "a mí plin, yo ya no vivo ahí y lo que me interesa es lo que ocurre en la ciudad en la que vivo ahora". Y sigue siendo cierto que hoy en día me afecta más el que mi hijo pueda acudir a la escuela de música en Drammen, que Valladolid vaya a tener puerto seco (que no sé qué carajo será), pero algo pasó al publicarse la lista de candidatos para las elecciones municipales de IU en Valladolid. Ahí estaban varios amigos míos de mi época pucelana. Muchos de ellos, como yo, sin ningún carnet de partido, pero con ganas de participar en los cambios y con la idea e ilusión de que las cosas se pueden hacer de otra manera. Con la convicción de que la gente, desde las asociaciones, los barrios o incluso la tasca, pueden mejorar la situación de la ciudad, sin la necesidad de que un acomodado le venga a prometer una piscina en el río o un tren invisible, que poco van a cambiar lo que ahora preocupa a la gente.
    Hablé con mi amiga Carmencita, número 8 en las listasEste enlace se abrirá en una ventana nueva y me preguntó si me gustaría mandar un video mostrando mi apoyo a la candidatura, con el que harían un montaje con otros expatriados amiguetes de la coalición. Lo hice sin dudar. Y espero que sirva de algo. Haciendo el video me dí cuenta de que tenía que haber hecho caso a Mariano Lozano y luchar más por mi derecho a votar en mi Ayuntamiento. Porque ahora estoy en Noruega, pero también quiero soñar con un día volver a mi ciudad y encontrarme el Valladolid que quiero.
    Este es el video, ¿qué os parece?

    Pero yo sigo queriendo demostrar que no me caso con nadie, y puedo ser crítico con el video en el que participo. Yo lo envié de inmediato, sin saber que iba a ir en un reportaje llamado "Vota por mí", aunque ahora que soy consciente que yo no podré, me parece un eslogán apropiado. Pero, aún sabiendo que había que cortar porque eramos varios, no me han gustado mucho las frases elegidas que no son más que "me llamo David y vivo en Noruega" y "me gusta mucho el proyecto ilusionante de IU en Valladolid". Para mí era importante destacar que yo no tengo ningún carnet político y lo que me gusta es la apertura a los independientes, y por eso me pareció apropiado incluir el video completo que yo envié. Tampoco me gusta demasiado el final del video, con demasiados eslogans políticos, que me hacen sentir un poco raro al estar yo ahí metido. Pero bueno, es política, es campaña y yo sabía a lo que me estaba comprometiendo.

    En definitiva. El 22 de mayo, vota lo que te de la gana, pero vota. Y si estás en Valladolid: ¡MÓJATE Y VOTA POR MÍ!
  • Añadido el 5 de mayo de 2011
    Votos:
    +6
    -8
    Yo creo, o quiero creer, que hay bastante gente ahí al otro lado. Empecé este blog sin grandes pretensiones, pero las estadísticas dicen que parece que a alguno de vosotros os gusta. Lo cual, como dijo aquel monarca, me llena de orgullo y satisfacción. Ni el tiempo ni mi creatividad me permiten escribir entradas todo lo habitualmente que quisiera (tengo por costumbre no escribir entradas que, en mi opinión, no pasen un mínimo de calidad. Al menos lo que yo considero por calidad. No me gusta simplemente rellenar), pero me gustaría ser un poco más activo. Y para ello, una gran herramienta es Facebook. Algunos lectores ya saben que hace tiempo cree la versión en Facebook de este blog: http://www.facebook.com/davidfergarennoruegaEste enlace se abrirá en una ventana nueva
    Hasta hace poco, no era más que para informar de nuevos post, pero quiero hacerlo más interactivo. Aquí publicaré enlaces sobre Noruega que considere interesantes, tanto para crear un post como tan sólo para debatir sobre él. También está abierto a todo aquel que quiera compartir enlaces, fotos, videos... Pero sobre todo, comentarios y opinión. Puede ser un foro para admirar lo maravillosa que es Noruga o criticar lo aburrida que puede llegar a ser, o tan sólo vuestras propuestas para próximas entradas.
    Si has llegado leyendo hasta aquí, es que, al menos mínimamente, te interesa mi blog, así que te invito a que pinches en el "me gusta" o "i like" en su caso para poder hacer de este blog una herramienta viva.
    Muchas gracias.
  • Añadido el 27 de marzo de 2011
    Votos:
    +16
    -5
    Antes de defraudar a nadie, quiero aclarar que no voy a hacer aquí ni una apología ni una crítica de las Fuerzas Armadas. Ni de las de Noruega ni de las de ninguna parte.
    Mientras leía ayer el periódico AftenpostenEste enlace se abrirá en una ventana nueva, encontré, a dos páginas, un tremendo anució con la campaña de reclutamiento de las Fuerzas Armadas noruegas, ForsvaretEste enlace se abrirá en una ventana nueva. Le acompaña un texto que me llegó, no sólo porque sea bonito, sino porque muestra bastante bien cómo se ven los noruegos a sí mismos, lo cual coincide curiosamente con muchos de los tópicos que los extranjeros que vivimos aquí tenemos sobre ellos. Con mejores palabras, por supuesto.
    ¿Cuáles son estos tópicos? "El noruego es muy naif, ingénuo. Viven en el país de las maravillas y no entienden los problemas de otros países". "Les sale el dinero por las orejas y no quieren saber de los demás". "Es un país pequeño y acomplejado". "Son unos chovinistas". 
    Y en el texto del anuncio que adjunto a continuación, se puede ver cómo dar la vuelta a todas estas malintencionadas críticas:
    SI ELIMINAMOS TODO LO QUE POSEEMOS...
    NOS QUEDAMOS CON LO MÁS VALIOSO QUE TENEMOS
    ¿Resulta fácil entender el valor de la libertad si no se tiene experiencia con lo contrario? En un país tan rico como el nuestro, es fácil medir la existencia de lo que poseemos, aunque la verdadera riqueza se encuentra en lo somos: Gente libre en un país libre. Podemos creer lo que queramos, opinar lo que queramos y decir lo que queramos. Algo básico en nuestra vida por lo que muchos todavía luchan en el mundo. 

    Las Fuerzas Armadas no son sólo para proteger lo que TENEMOS, sino también lo que SOMOS. Las fronteras de nuestro país no se encuentra sólo en un mapa, sino dentro de todos nosotros.
    Noruega nunca será una potencia militar, pero podemos de todas formas tener unas fuerzas armadas fuertes, porque las fuerzas armadas se miden por la voluntad de defender en lo que uno cree. Las fuerzas armadas son la suma de los valores y las actitudes que viven en cada uno de nosotros.
    Unas fuerzas armadas fuertes son también el más importante seguro de su país. Ayudan en emergencias contra accidentes y desastres naturales. Y protegen nuestros recursos en el mar.
    En Noruega tenemos una rica diversidad de opiniones y puntos de vista, pero la mayoría de nosotros está de todas formas de acuerdo en algo: Tenemos suerte de vivir en este país, y TENEMOS y SOMOS mucho que merece la pena ser protegido.
    Las Fuerzas Armadas tienen muchas tareas, pero la más importante es prevenir y hacer frente a los retos de seguridad de Noruega."
33 resultados
Páginas: 1 2 3 4 Siguiente
Criterios generales

Nube de etiquetas

Plaza Mayor, 1. 47001 Valladolid, España.
Teléfono: +34 983 426 100
  • Innpulso - Red de Ciudades de Ciencia e Innovación
  • W3C WAI-AA WCAG 2.0
  • W3C XHTML 1.0
  • W3C CSS level 2
  • Licencia Creative Commons