Valladolid,
Ayuntamiento de Valladolid

Ayuntamiento de Valladolid

  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
Logo Ayuntamiento Valladolid

Abierta la exposición "La fuerza del humor" en la Casa Revilla

Publicada el 28 de agosto de 2013

Abierta la exposición "La fuerza del humor" en la Casa Revilla

    • 28/08/2013

    • Revistas satíricas españolas del Siglo XIX

    •  Valladolid presenta a partir de hoy miércoles día 28 de agosto, en la Sala Municipal de Exposiciones de la Casa Revilla, la  exposición LA FUERZA DEL HUMOR. REVISTAS SATÍRICAS ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX comisariada por Joaquín Díaz a partir de la Colección de Jesús Martínez-Leis 

      La exposición está formada por una extraordinaria colección de estampas, de la colección Martínez-Leis, aparecidas  en semanarios satíricos de diversas tendencias políticas como El Motín, La Viña,, El Loro, La Mosca, La Flacao El padre Cobos.
      Vieron la luz en la segunda mitad del siglo XIX y constituyen un excepcional testimonio gráfico, crítico y mordaz de la historia de una España agitada por la Revolución del 68, el reinado de Amadeo de Saboya, la República, la Restauración, la insurrección cantonal y la guerracarlista.
      Es la crónica de la agitada historia de España en el siglo XIX, recogida después por los historiadores, fue apareciendo día a día en los periódicos así como en obras de carácter popular, como las llamadas "de cordel", muchas de ellas de carácter crítico y satírico.
      La muestra, se complementa con comentarios de diferentes especialistas en el período que abarcan los periódicos expuestos.
       
      LA FUERZA DEL HUMOR. REVISTAS SATÍRICAS ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX 
      Como se recordará se puede considerar el siglo XIX como uno de los más agitados de la historia de España. A ella pertenecen los últimos años del reinado de Carlos IV, la guerra de la Independencia (1808-1813),  la labor de las Cortes  de Cádiz  y la proclamación de la Constitución en 1812, la vuelta del exilio del "Deseado" Fernando, su abolición de la Constitución y  su persecución de los liberales (1814-1820), el "grito" de Riego y el restablecimiento de la Constitución durante el Trienio liberal (1820-1823).  La intervención de los "Cien mil hijos de San Luis" repuso  a Fernando VII en el trono como rey "absoluto" durante  la "Década Ominosa" (1823-1833). A su muerte en 1833 quedó como Regente su viuda María Cristina, madre de la futura Isabel II pero alegando sus pretendidos derechos al trono, Don Carlos, el hermano del difunto rey, inició una sangrienta guerra civil (la primera guerra carlista, 1833-1840).
      El desacuerdo entre María Cristina y  los progresistas sobre la Ley de Ayuntamientos determinó la abdicación de ésta como Regente y su marcha al exilio en Francia. La sucedió  el general Espartero quien ocupó la Regencia hasta ser derrotado por una coalición de moderados y progresistas (1840-1843) y a su vez hubo de refugiarse en Inglaterra. La mayoría  de edad de Isabel II a la temprana edad de 13 años (1843) y su matrimonio con su primo Francisco de Asís, (1841)  inician un  largo reinado (1843-1868)  caracterizado por  las intrigas de María Cristina, del rey consorte, y de sus respectivas  camarillas, los manejos de los representantes del Vaticano, de Inglaterra y de Francia, el influjo del clero y las dictaduras de los "espadones" de turno, que  dieron carácter tragicómico al caótico reinado de Isabel II, con sus numerosos cambios de gobierno,  la Revolución de 1854  y  la  "Gloriosa" de 1868  que  acabó con el reinado de Doña Isabel.  Entre los vencedores, tanto Prim como los unionistas eran partidarios de continuar el sistema monárquico con un rey de ideología liberal mientras que los republicanos estaban divididos entre los partidarios de una Republica unitaria y los de otra federal. Durante el Gobierno Provisional (1868-1871) presidido por el General Serrano, la búsqueda de un rey constitucional tanto por Prim como por los demás políticos dio lugar a tensiones principalmente entre Inglaterra, Francia y Prusia, opuestas a la elección de un rey ajeno a sus intereses, y que ocasionó  la guerra franco-prusiana y la caída de Napoleón III. A instancias de Prim fue  elegido don Amadeo de Saboya, pero poco antes de su llegada a Madrid, aquél fue asesinado. El "hijo del carcelero del Papa"  fue mal recibido tanto por los carlistas, los moderados y el clero como por los republicanos,  y abdicó al cabo de poco tiempo (Diciembre 1870-Enero 1874 ). Más efímera aún fue la Primera República (Febrero-Diciembre 1873), que en tan corto espacio de tiempo tuvo cuatro presidentes. Con ella dieron fin el pronunciamiento del general Pavía en enero de 1874 y la proclamación de Alfonso XII como rey de España por el general Martínez Campos en diciembre del mismo año. Comenzó así el largo período de la Restauración borbónica que duraría  hasta abril de 1931.
      Durante el reinado de Isabel II y hasta finalizar el siglo XIX  tuvieron lugar la Guerra de Marruecos (1859), el recrudecimiento del carlismo con la intentona del general Ortega en San Carlos de la Rápita (1860)  y la última guerra carlista (1872-1876) , la rebelión cantonal (1873),  la primera Guerra de Cuba (1868-1878) y la segunda, que acabó con la independencia de aquella colonia en 1898. No extrañará que aquel reinado fuera blanco de sátiras como la desvergonzada Los Borbones en pelota, atribuida mucho tiempo a los hermanos Bécquer, o  El ruedo ibérico de Valle Inclán en el siguiente siglo. 
       
       
      La revolución del 68  trajo la ansiada ley de Libertad de imprenta, por decreto del  26 de octubre de 1868,  confirmado por la Constitución de 1869; y tanto esta ley como las mejoras técnicas de la imprenta desarrollaron tanto  la prensa periódica, que llegó a contar con unas seiscientas  publicaciones durante el Sexenio Democrático.  La crónica de la agitada historia de España en el siglo XIX, recogida después por los historiadores, fue apareciendo  día a día en los periódicos y en obras de carácter popular como las aleluyas, relaciones, cantares y romances de ciego, muchas de ellas de carácter crítico y satírico.
      Debido a esta difusión de la prensa y a la publicidad dada a los debates en el Congreso de Diputados las representaciones de hombres políticos se difundieron mucho en fotos, en grabados y  en caricaturas. Convertidos en personajes del gran espectáculo político están  representados como tipos, en retratos individualizados o formando parte de grupos de carácter escenográfico. Y en ilustraciones publicadas en la prensa o recogidas en libros aparecieron series de retratos satíricos como Caricaturas políticas de Francisco Ortego y Vereda [Album de 16 láminas, BNM] o las  Caricaturas revolucionarias de Daniel Perea, y de Francisco Ortego, que fue publicando  la revista Gil Blas, entre el 10 de febrero  y el 17 de abril de 1870 (Marie-Angele Orobon, 18-19) 
      Poco después del triunfo de la Revolución de Septiembre de 1868  quienes formaban el nuevo gobierno provisional se fotografiaron en un grupo en el que los militares no van de uniforme, quizás para destacar el carácter "civil" (que no lo fue) y democrático del nuevo régimen. Pero aquellos hombres de la "España con honra", que eran casi los mismos que los de la difunta monarquía, y que algunos de ellos formarían parte del efímero reinado de Don Amadeo, de la aún más efímera Republica, e incluso después, de la Restauración, mostraron a poco de llegar al poder que  seguían anteponiendo  sus propios intereses y ambiciones  a los del país. 
      Así, no es de extrañar que fueran objeto de críticas, caricaturas y sátiras de la prensa del tiempo, en especial de las que eran órganos del carlismo, de un  moderantismo predecesor ya del alfonsismo y de unos  republicanos frustrados por el propósito de los prohombres  de  la Septembrina de continuar el sistema monárquico en España.  Los ilustradores aprovecharon sus defectos  morales y sus rasgos físicos más característicos e insistieron en  ellos para trazar imágenes tan fáciles de reconocer por los lectores  como lo habían sido, pongo por caso, las de los ficticios Fray Gerundio y Tirabeque de Modesto Lafuente en su periódico político y de costumbres Fray Gerundio (1837-1842).
      El paso del tiempo, la crítica detallada, día a día de la complicada política del tiempo y la gran cantidad de  hombres públicos, famosos unos  y desconocidos muchos más,  que protagonizaron la efímera actualidad de casi medio siglo, no facilitan su identificación en el presente. Estas viñetas muestran algunas de las  caricaturas de los artífices más destacados de "la Gloriosa" que aparecieron en la prensa satírica del día.
      En 1871, tras el triunfo de la revolución de 1868,  el problema dinástico continuaba  sin resolver;  España dentro de un  confesonario decorado con las armas reales, escucha las pretendidas confesiones cuaresmales de los atribulados revolucionarios: Topete está de espaldas, Nicolás María Rivero se está confesando,  y esperan Olózaga con el Toisón de Oro al cuello y la mochila de sus embajadas, Sagasta con un  tupé que no tenía pero  que le inventaron los caricaturistas, Figuerola siempre con la  cartera de Hacienda bajo el brazo, y Serrano de uniforme. A la  derecha, un al parecer arrepentido Suñer  y Capdevila, con su  folleto Dios bajo el brazo, el rosario en la mano y a su lado la vara de alcalde de Barcelona y, en el suelo, el gorro frigio.  A su lado, de rodillas pero con expresión de soberbia está la voluminosa doña Isabel II acompañada del niño Alfonso, vestido siempre con uniforme de sargento de infantería. Al lado opuesto, y entre los septembrinos, está inconsolable el duque de Montpensier,  secándose las lágrimas con un gran pañuelo por no haber conseguido el trono de España. Con excepción de aquellos miembros de la Unión Liberal que defendían su candidatura, Montpensier "el naranjero" era malquisto en España y se le pintaba como un burgués mofletudo con paraguas.  
      Son parte de los contenidos de esta exposición que podrá visitarse hasta el día 4 de Noviembre
       
       
info

Otros contenidos

  • Agenda Institucional
  • Programa Urbanismo en RED
  • Archivo Municipal
  • Bibliotecas Municipales
  • Plano callejero. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Directorio
  • Plan de Empleo. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • AUVASA. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Programa ADOPTA - Adopción de animales
  • Espacio jóven. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
Plaza Mayor, 1. 47001 Valladolid, España.
Teléfono: +34 983 426 100
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Acceso privado
Aviso Legal