Valladolid,
Ayuntamiento de Valladolid

Ayuntamiento de Valladolid

  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
Logo Ayuntamiento Valladolid

El Ayuntamiento de Valladolid plantea la necesidad de “coherencia” urbanística entre los municipios de la CUVA

El concejal de Urbanismo y Vivienda, Manuel Saravia, expone a los alcaldes de la Comunidad Urbana la conveniencia de racionalizar el diseño de las áreas urbanizables, industriales y comerciales de los municipios del entorno y de la capital

Publicada el 27 de diciembre de 2017
20171227_Asamblea General CUVA02

El concejal de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, expuso este miércoles a los alcaldes de la Comunidad Urbana de Valladolid durante la reunión de la Asamblea General de la CUVA que presidió el alcalde, Oscar Puente, la necesidad de "coherencia en la ordenación urbana" de los distintos términos municipales vecinos a la capital y la conveniencia de coordinar y racionalizar el diseño de sus áreas urbanizables, industriales y comerciales, entre otras, de modo que no se solapen y evitar así la saturación de unos y otros ámbitos.

Saravia señaló que "son muy numerosos los asuntos que podrían ser objeto de acuerdo intermunicipal; y de hecho algunos ya están en marcha, como los del transporte (autobús y taxi), o bomberos, policía, limpieza y otros".

Sin embargo, junto a ello, afirmó que hay propuestas que, aunque no supongan la adopción de decisiones conjuntas, tienen implicaciones claras entre diversas poblaciones, como en el caso del Plan de Acción contra la contaminación atmosférica. Pero muchas otras son de índole urbanística, y tienen que ver con los documentos de planeamiento municipales.

El concejal de Urbanismo de la capital recordó que "ha habido episodios muy controvertidos en épocas recientes de falta de acuerdo en temas urbanísticos muy críticos, que han implicado a Valladolid y a algunos de los ayuntamientos vecinos".

Asimismo, también, dijo, "han sido numerosas las declaraciones expresivas de la competencia entre esos mismos ayuntamientos, si bien en los últimos meses se han alcanzado algunos acuerdos que permiten entrever un clima más cooperativo que, en nuestro criterio, debería mantenerse".

El concejal difundió un documento entre los 24 alcaldes (Aldeamayor de San Martín, Arroyo de la Encomienda, Boecillo, Cabezón de Pisuerga, Castronuevo de Esgueva, Cigales, Ciguñuela, La Cistérniga, Fuensaldaña, Geria, Laguna de Duero, Mucientes, La Pedraja de Portillo, Renedo de Esgueva, Robladillo, Santovenia de Pisuerga, Simancas, Tudela de Duero, Valdestillas, Viana de Cega, Villanubla, Villanueva de Duero, Wamba y Zaratán), en el que considera necesario pronunciarse sobre estos asuntos, puesto que a pesar de las Dotvaent (Directrices de Ordenación del Territorio de Valladolid y Entorno) y el nuevo modelo de Ordenación del Territorio de Castilla y León que está en marcha, hay temas que "no están regulados en esos documentos", y que hay que acometer sin esperar a la culminación de ese proceso, "mediante disposiciones de buena vecindad y responsabilidad de la acción pública".

En este contexto, Saravia informó a los municipios de la CUVA de las decisiones adoptadas en la Revisión del PGOU de Valladolid que de alguna forma implican a su ámbito territorial, o que siguen unos criterios que tienen sentido en un clima de cooperación intermunicipal.

Saravia reconoció que sus propuestas no son en modo alguno de obligado cumplimiento más que para el propio municipio de Valladolid, que los adopta en su PGOU, pero deseó que estos criterios sean tomados en cuenta por los demás municipios a la hora de acometer el funcionamiento del área.


Propuestas del Ayuntamiento de Valladolid


1º. Ajustes de términos municipales.


Por de pronto, una cuestión técnica. Pues existen desajustes que hay que solventar. Para lo cual deben proponerse expedientes de regularización de términos municipales. El depósito de La Cistérniga, por ejemplo, en el cerro de San Cristóbal, está atravesado por la línea límite del término. También hay desajustes con Fuensaldaña o con Villanubla. (Ya se han realizado los ajustes con Zaratán o Renedo). En todo caso el PGOU no puede resolverlo. Pero sí facilitar un ajuste sencillo.


2º. Modelo estructural implícito: núcleos de población existentes.


Es difícil organizar un espacio y las relaciones que puedan plantearse entre distintos núcleos de un territorio cuando pueden aparecer nuevos centros de población. En los últimos años (décadas, incluso) se han instalado en el territorio de la CUVA núcleos dispersos (fuera de la continuidad del espacio urbano existente) como Casasola (en Renedo), la Ciudad de la Juventud (en Fuensaldaña), Fuente Berrocal o Los Doctrinos (en Valladolid), Aldeamayor Golf o Los Aljibes (en Aldeamayor), Entrepinos (en Simancas), entre otros. En ocasiones, la aparición de estos nuevos núcleos implica necesidades de acceso, interconexión o infraestructuras en otros núcleos, no previstas.


Por otra parte debe atenderse al potencial de crecimiento de la mancha urbana que se plantee en cada municipio, y sus implicaciones sobre los demás. Algo que en general no se ha hecho hasta ahora. O al menos, no siempre se ha hecho. En el PGOU de Boecillo se prevé una población de 10.000 habitantes (actualmente cuenta con 4.083). De Cabezón se decía que "hay suelo urbanizable para muchos años". Fuensaldaña, además de la Ciudad de la Juventud "se llenó de suelo urbanizable alrededor del núcleo". En Tudela, por citar otro caso significativo, se habilitaba suelo para 25.000 nuevas viviendas. Y en las Normas de Ciguñuela de 2010 (no aprobadas) se preveían 400 nuevas has. residenciales.


Es difícil también organizar el espacio común cuando se pueden proponer desarrollos en cada uno de los términos en los que se planteen crecimientos desproporcionados. En Valladolid mismo, se preveía suelo urbanizable para más de 80.000 viviendas. Ahora el nuevo PGOU lo ha reducido a los sectores urbanizables ya consolidados, y el único crecimiento significativo no incluido en los planes de los años 80 o 90 se refiere a la nueva área de la Plataforma Agroalimentaria y Logística.


3º. Carreteras de acceso.


También en este tema se viene hablando de nuevas infraestructuras de tráfico rodado, a veces desmedidas o innecesarias. En el PGOU de Valladolid no se contempla el desdoblamiento de ninguna vía de acceso a la ciudad, por considerarlo innecesario. Sin embargo se entiende de cierta urgencia actuar en la mayor parte de las salidas de la ciudad y conexión con los municipios próximos.


Así, en las carreteras hacia Laguna y Boecillo, Simancas, Arroyo, Cistérniga, Renedo y Cabezón, Fuensaldaña (y en él: Fuente Berrocal y La Galera), etc. debe preverse una movilidad segura peatonal y ciclista. Pues precisamente en los bordes de la ciudad es donde más necesarias se hacen ese tipo de conexiones de movilidad sostenible para desplazamientos habituales (no solo recreativos). Debe igualmente plantearse un buen acceso entre Casasola y Valladolid a través de la carretera de Villabáñez.


Y recordarse que también están desde hace tiempo en proyecto otra serie de conexiones entre municipios que no pasan por Valladolid, pero que estructuran la red rodada del ámbito de la CUVA con algunas novedades. Como son el puente del camino entre Tudela y Boecillo; o el énfasis en la Crtra. De las Maricas, de Tudela a Simancas. También puede recordarse la conveniencia de cuidar algunos enclaves, que son determinantes en los accesos de otras poblaciones, como la salida de Valladolid hacia La Cistérniga, en estos momentos muy descuidada.


4º. Aeropuerto y tren de cercanías.


El aeropuerto no parece que a corto plazo vaya a sufrir ninguna modificación significativa. Por su parte, el proyecto de potenciación del tren de cercanías entre Palencia y Medina del Campo, a través de Venta de Baños, Corcos, Cabezón, Universidad, Campo Grande, Covaresa (un posible nuevo apeadero en el sur de la ciudad), Viana y Valdestillas, entre otras posibles estaciones y apeaderos, está contemplado en la propuesta de integración ferroviaria de Valladolid. Y por tanto convendría igualmente que se tuviese en cuenta en el desarrollo urbanístico de los núcleos situados al pie de la línea férrea tradicional.


5º. Red ciclista y peatonal


En el PGOU se presenta un plano de red ciclista y peatonal de todo el territorio CUVA, que aprovecha vías pecuarias y caminos preexistentes, así como proyectos en marcha o recientemente construidos, y que conforman lo que se ha denominado "el anillo verde" (proyecto de la Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad de Valladolid). Debe recordarse en este contexto las propuestas de conexión entre Simancas y Arroyo a través de una nueva pasarela; la conexión con Valladolid del carril bici de Arroyo; la potenciación del sendero verde de Renedo (a través del Camino Viejo o Vereda de los Santos); un carril bici de conexión con Santovenia o el realizado recientemente con Zaratán. La conveniencia de continuar el carril bici de Puente Duero a Viana. Villanueva también planteó la posible conexión desde ese municipio con Valladolid. Y en ocasiones se ha comentado que el antiguo "tren burra" todavía sería recuperable como sendero verde. Por último, advertir que algunas vías, como el camino denominado "de Valladolid", desde Mucientes, se usan bastante para tránsito peatonal.


6º. Aparcamientos disuasorios.


El planteamiento del acceso a Valladolid desde los municipios próximos (o de otros más alejados) está mediatizado con la propuesta de una serie de nuevos aparcamientos disuasorios denominados "Puertas de Valladolid" en el nuevo PGOU. De manera que permitirían dejar en ellos el vehículo y acceder a la ciudad en transporte público. También habrán de contribuir a la mejora de la movilidad en episodios de contaminación atmosférica que aconsejen reducir el tráfico rodado en el centro de la ciudad. En todo caso parece razonable redactar un plan de movilidad del conjunto de la CUVA, actualizado con los nuevos planeamientos y con datos de hoy.


7º. Clasificación de suelo residencial.


Uno de los elementos críticos del planeamiento urbano es el de la clasificación de nuevo suelo residencial. Ya se han comentado más arriba algunas propuestas de "sobreclasificación" de algunos de los planes generales o Normas Municipales del ámbito CUVA. Aunque convendría hacer un nuevo y breve repaso de algunos hechos significativos. Por de pronto hay sectores residenciales urbanizados y vacíos (como en Boecillo). Planes parciales en marcha (en Cabezón o Arroyo, por ejemplo). Y se están intentando legalizar otros.


En muchos de las núcleos hay bolsas sin desarrollar (Cigales, Cistérniga, Fuensaldaña, Viana, etc.). En La Pedraja hay un sector en desarrollo para 2000 viviendas. Convendría evitar la sobreclasificación de suelo residencial, en beneficio del conjunto de la CUVA. Y de hecho se ha planteado (o se está haciendo ahora) reducir el suelo clasificado en Tudela, Renedo, Cogales, Ciguñuela, Laguna y Valladolid. Esta última ha pasado de 80.000 viviendas en urbanizable a poco más de 20.000. No hay ninguna propuesta general sobre tipologías (¿dónde deberían situarse las unifamiliares?) ni sobre segundas residencias. Y es un asunto que convendría analizar en el conjunto del territorio.


8º. Clasificación de suelo industrial y espacios logísticos.


El suelo industrial también sufrió un espectacular incremento en los últimos quince años. Por de pronto cabe recordar el Parque tecnológico de Boecillo, de gran capacidad, pero con no mucha demanda en los últimos años. En Tudela se encuentra el polígono (de propiedad privada) de Tuduero. En Arroyo hay un sector que aún está casi vacío. En Simancas está el sector 25. Hay varios sectores clasificados en Villanubla. Cigales tiene tres planes parciales industriales; pero dos de ellos "al borde de la atonía". Y es necesario hablar del difícil desarrollo del macropolígono Canal de Castilla (entre Cigales y Cabezón). Y otros más en los demás núcleos. Por supuesto, Valladolid también tiene espacios industriales urbanizados pero vacantes (como el sector 44, Industrial Jalón, por ejemplo).


El Ayuntamiento de Mucientes recordó en alguna reunión la conveniencia de tratar el tema de las bodegas (los productores industriales de vino). El de Tudela planteó la posible especialización de algunos polígonos (hablaba de que uno, por ejemplo, podría estar relacionado con el desarrollo vitivinícola de la zona). Y en Fuensaldaña también se ha comentado el posible interés de contar con un nuevo espacio industrial, que podría relacionarse con el desarrollo de la Ciudad de la Juventud.


Obviamente la ordenación de suelo industrial debería verse en el conjunto de la CUVA. No parece tener mucho sentido la competencia entre los distintos municipios, cuando la lógica territorial debería llevarnos al entendimiento y la evitación de infraestructuras y urbanizaciones obsoletas. Parece razonable un esfuerzo de contención. En ese sentido se plantea el nuevo sector Agroalimentario y Logístico de Valladolid (en estos momentos se está desarrollando el estudio y plan de viabilidad) que, por razones fáciles de entender, se traslada del lugar previsto hasta ahora, en Palomares, para situarse junto a las nuevas instalaciones del Complejo Ferroviario, y aprovechar así la salida de productos en tren, dando también mayor uso a la nueva estación de mercancías que se prevé construir en ese mismo lugar.


Se ha hablado de la conveniencia de integrar en el órgano de gestión de la Plataforma citada a alguno de los enclaves industriales existentes en otros municipios. Aunque se trata de un tema que debería desarrollarse con tiempo.


9º. Comercio y terciario.


La instalación de Ikea en Arroyo fue un hecho especialmente relevante por su impacto en el funcionamiento del espacio territorial de la CUVA. Y se trata de una situación que luego ha tenido cierta continuidad. De hecho, la alegación presentada por Arroyo al PGOU de Valladolid tiene que ver con el espacio comercial (sobre el estudio de las repercusiones). Y en 2016 estaban en marcha en este municipio nuevas propuestas de grandes instalaciones comerciales.


Los indicadores de superficie comercial por habitante en el entorno de Valladolid dan unas cifras elevadísimas, de las más altas de España. Y parece razonable, por tanto, limitar este tipo de nuevas instalaciones. Especialmente por el daño (cuando los indicadores son tan elevados) que se puede hacer al comercio de proximidad, situado en la calle, que sin embargo cumple una función urbanística de primer orden. Valladolid ya está adoptando medidas para limitar en su ámbito nuevos desarrollos de este tipo, si bien en el planeamiento aprobado aún quedan algunos centros que, en todo caso, están situados en otras áreas de la ciudad, sin aumentar aún más el peso de estos centros en el entorno sur-suroeste de Valladolid.


10º. Suelo rústico.


También convendría que la ordenación del suelo rústico de los distintos municipios de la CUVA siguiese unas pautas similares en todos ellos. Por coherencia territorial. Además sería razonable que se atuviese a las pautas de la Estrategia Agroalimentaria (presentada hoy mismo en la CUVA) que esta misma entidad adopte. Y, aunque no tiene que ver directamente con el asunto, debe recordarse la petición del Ayuntamiento de Villanubla respecto al estado de los caminos agrícolas de Navabuena.


11º. Asentamientos irregulares.


Al hilo de lo anterior cabe hablar del tema de los asentamientos irregulares. Pues también convendría aquí intentar un tratamiento semejante en todos los municipios de la CUVA. Porque los asentamientos de este tipo son numerosos. Y no sería bueno ofrecer la idea de trato diferente en los distintos municipios. En Valladolid los hay, por ejemplo, en La Overuela. Pero también hay en Tudela, o en la Pedraja de Portillo. O en Renedo (Los Gallegos). Etc.


12º. Infraestructuras del ciclo del agua.


En este tipo de infraestructuras relacionadas con el ciclo del agua hay ya bastantes acuerdos intermunicipales. Pero aún queda mucho por hacer. Está a punto de producirse la conexión a la EDAR de Simancas. Santovenia, por su parte, también plantea la posibilidad de engancharse a la red de saneamiento de Valladolid. Está reciente la aprobación del nuevo convenio para la depuración del agua de Laguna. También hay que hablar del nuevo colector de Zaratán. Viana tiene una depuradora (la hizo Somacyl) bastante grande. Y Castronuevo resolvía el saneamiento en una fosa séptica (aunque se planteaba la posibilidad de unir la red a la depuradora de Los Álamos).


El abastecimiento también es complejo. La Cistérniga, por ejemplo, tiene el depósito en San Cristóbal. Hay que hablar de la mancomunidad de Cigales y Fuensaldaña (El Portillejo). La Pedraja está en la mancomunidad Río Eresma. Renedo compra el agua a Tudela. Valdestillas estaba en la mancomunidad Las Murallas. Zaratán capta el agua del depósito de las Contiendas. Simancas trae el agua de Vegaduero (Tordesillas). Y deben citarse los problemas de agua de Ciguñuela (pozos, perforaciones).


En conjunto, sería bueno contar con un plan de infraestructuras del ciclo del agua general, para intentar racionalizar al máximo el abastecimiento y saneamiento del conjunto. La reciente remunicipalización del servicio en Valladolid (Aquavall) debería servir para facilitar las negociaciones.


13º. Residuos.


La recogida de residuos no es, en sí misma, un tema urbanístico. Pero sí lo es la ubicación, características y posibles ampliaciones del vertedero. De hecho, en el PGOU de Valladolid se plantea su posible ampliación, y se arbitran medidas para su gestión. Pero el panorama de los residuos en la CUVA también es complejo. Por un lado está la mancomunidad Tierras de Valladolid. La Cistérniga está en Pinoduero. Fuensaldaña, Mucientes, Cigales, etc., en la mancomunidad Bajo Pisuerga. Geria está en la mancomunidad de Torozos. Debe recordarse que para escombros el único vertedero legal que hay en el ámbito es el del Centro de Tratamiento de Residuos de Valladolid.


14º. Equipamientos, servicios y patrimonio cultural.


Algunos de los equipamientos de Valladolid tienen dimensión comarcal, provincial o regional. En esos casos deben estudiarse los buenos accesos a tales centros desde todo el territorio. Pero también hay muy buenos equipamientos de dimensión supramunicipal en otros municipios, en los que se podría potenciar esas mismas dimensiones. Sin ir más lejos, el Archivo de Simancas, que ha sido reconocido como patrimonio documental de la humanidad. O los monumentos como Palazuelos, el Museo de los Castillos de Fuensaldaña, y muchos otros.


Por otra parte, existen algunos edificios cuyo interés es notable y sobre los que podría estudiarse una mayor explotación turística. Así, por ejemplo, el colegio de los escoceses en Boecillo; la Cartuja de Aniago en Villanueva; el Museo de la Escuela de Antaño en Aldeamayor, etc. Quizá también esté bien pensar en algunos eventos de dimensión supramunicipal que puedan realizarse en espacios a propósito para albergarlos.


15º. Paisaje.


En el PGOU de Valladolid se propone un par de anillos verdes que desbordan su territorio, y que sería interesante su desarrollo. Con todo, la defensa del paisaje es otro de los asuntos típicos de ordenación supramunicipal, que está bien recogida en las Dotvaent y no parece que sea necesario en este momento la reconsideración de lo en ellos planteado. Salvo el cumplimiento de lo prescrito en aquel documento, obviamente.


Otros contenidos

  • Agenda Institucional
  • Programa Urbanismo en RED. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Revisión PGOU Julio 2017
  • Archivo Municipal
  • Bibliotecas Municipales
  • Plano callejero. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Directorio
  • Presupuestos participativos. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Zonas de aparcamiento regulado. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Alimenta Valladolid. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Plan de Empleo. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • AUVASA. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Programa ADOPTA - Adopción de animales
  • Espacio jóven. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
Plaza Mayor, 1. 47001 Valladolid, España.
Teléfono: +34 983 426 100
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Acceso privado
Aviso Legal