Valladolid,
Ayuntamiento de Valladolid

Ayuntamiento de Valladolid

Logo Ayto. Valladolid

Search of contents

Search results

  • Added January 13, 2013
    Votes:
    +5
    -1

    El antiguo Hospital Provincial de Valladolid


    "La construcción de este Hospital es ejemplo del progreso de la ciudad a finales del siglo XIX, plasmada en la mejora de parques y jardines", de los teatros, de las industrias, de los comercios y de la sanidad. Y en este marco será muy importante el papel de Miguel ÍscarThis link opens in a popup window, Alcalde de Valladolid entre 1877 y 1880.
    El Ministerio de Sanidad y la Diputación encargan a Teodosio Torres el proyecto de un Hospital y de la Facultad de MedicinaThis link opens in a popup window en el Prado de la Magdalena, al norte de la ciudad histórica. Visitará hospitales europeos para realizar un edificio de las mejores características posibles, sobre todo en iluminación y ventilación.
    El complejo se organiza en torno a un patio que separaba la Facultad y el Hospital. Los pabellones de enfermerías en los ángulos, parten de los cuerpos octogonales de comunicación. Hoy se conserva la parte del Hospital, rehabilitada hace pocos años para usos administrativos.
    -Fuente: Guía de Arquitectura Urbana de Valladolid (Roberto   Vivar Cantero)
  • Added March 5, 2018
    Votes:
    +0
    -0

    El incendio de la fábrica de harinas La Magdalena

    Así era la fábrica antes del incendio
    «Fue visto y no visto. Cuando advertimos el fuego ya no se podía hacer nada por sofocarlo». Eran las declaraciones al periodista de El Norte de Castilla de uno de los 15 obreros que en ese momento, 2 de mayo de 1976, integraban la plantilla de la histórica fábrica de harinas ‘La Magdalena’. El desastre fue monumental:
    «En poco más de dos horas quedó destruida la fábrica de harinas», informaba el decano de la prensa; «el incendio comenzó a las nueve de la mañana. En el interior de la fábrica trabajan quince de los cuarenta obreros que integran la plantilla. La rapidez con que el fuego se propagó impidió a los quince obreros, que habían comenzado su turno a las seis de la mañana, hacer uso de las mangueras interiores».
    ‘La Magdalena’, ubicada en el Paseo del Arco de Ladrillo, había sido totalmente engullida por las llamas. Valladolid decía adiós a una fábrica emblemática, levantada por el conocido industrial Emeterio Guerra Matesanz en 1914 y que en ese momento, como apuntaba El Norte de Castilla, «era la de mayor capacidad de molturación de toda Castilla».
    Poco pudieron hacer para salvarla los integrantes del segundo retén de guardia y de la Segunda Sección del Cuerpo Municipal de Bomberos, al mando de los cuales se encontraba el capataz, Claudio Misiego: en plena faena se quedaron sin agua, lo que obligó a que se incorporaran colegas de la Tercera Sección, al servicio de extinción de incendios de la empresa FASA-Renault y al Cuerpo de Bomberos de la Base Aérea de Villanubla.
    Hasta las doce de la mañana no pudieron controlar el fuego: «Los bomberos hubieron de trabajar en medio de un calor insoportable. La harina acumulada en la factoría provocaba periódicas explosiones y las llamas llegaron a alcanzar muchos metros por encima de la cubierta del edificio, que se vino abajo estrepitosamente, cayendo sobre la maquinaria», informaba este periódico.
    Nadie supo a ciencia cierta las causas del siniestro: «Pudo ser un cortocircuito, pudo ser el calor provocado por la fricción de un elevador», señalaba el director-gerente, quien rehusó aportar datos precisos sobre las pérdidas ocasionadas –se especulaba con una cantidad próxima a los doscientos millones de pesetas- y señalaba que «la fábrica estaba asegurada y que, aunque construida hace tiempo, era una factoría actualizada».
    Lo cierto es que ‘La Magdalena’ era la empresa harinera más relevante de las fundadas por el industrial Emeterio Guerra en capital y provincia, el mismo que en febrero de 1930, en pleno ocaso de la Dictadura de Primo de Rivera, había sido designado para ejercer interinamente la alcaldía.
    Como ha escrito Miguel Ángel Carrera, la fábrica comenzó a funcionar en 1914 en el Paseo del Arco de Ladrillo, donde el empresario era dueño de unos edificios situados en el mismo lugar donde estuvo el parador «La Alegría». El conjunto constaba de cinco edificios: cuerpo de fábrica, almacén de trigo, almacén de harina, silos y edificio cuartel. Estos últimos se construyeron posteriormente: los silos en 1959 y el edificio cuartel en 1937.
    El gran edificio constaba de sótano, planta baja y dos alturas, con dos torres que sobresalían de su fachada principal, la cual constituía, junto con las laterales, lo más destacado de todo el conjunto. De hecho, fue considerada la más estética de todas las fábricas de harinas de la región.
    No solo eso: ‘La Magdalena’ llegó a ser la de mayor capacidad de toda la provincia (llegó a molturar más de 80.500 kilogramos al día y a mediados de los 50 era calificada como «la más importante de Castilla la Vieja»), y, como nota curiosa, en noviembre de 1917 ya sufrió un pequeño incendio a causa de una explosión provocada, según el periódico, por la imprudencia de unos obreros que se sirvieron de una vela para colocar los tornillos de la maquinaria; además, desde 1922 contaba con cuatro bocas de riego propias para evitar otro caso similar.
    Hasta el 5 de mayo de 1939, fecha en la que se constituyó la sociedad «Emeterio Guerra S.A. Industrias Electro-Harineras Castellanas», la actividad empresarial la realizaba a título personal el propio don Emeterio. Tras el incendio del 2 de mayo de 1976, del edificio vallisoletano solo quedaron las fachadas.
  • Added February 7, 2013
    Votes:
    +5
    -7

    Hermanos Santaolaya. Otra vez la piqueta.

    Tal vez no fuese más que el último vestigio de un antiguo almacén de frutas. Una simple fachada de ladrillo, pero que, al menos para mi, tenía un especial encanto. 
    Siempre soñé con que tal vez fuese restaurada y convertida en cualquier cosa, pero respetando ese frontal de estilo fabril que tanto me gustaba. Pero no, finalmente la dichosa piqueta se la ha llevado por delante, rememorando aquellos malditos años en los que Valladolid perdió gran parte de su patrimonio histórico en pro de inmensas y horrorosas moles de cemento y cristal. En este caso un hotel ocupará su lugar. Pero qué le vamos  a hacer. 
    Sirva esta entrada para despedir a este encantador rincón que tanta personalidad daba a la calle Cardenal CosThis link opens in a popup window. Descanse en paz.
    -Fotos de las obras cortesía de https://twitter.com/LilithPiratenThis link opens in a popup window
  • Added August 15, 2012
    Votes:
    +7
    -3

    El Viejo Estadio José Zorrilla


    Por José Miguel Ortega.
    Prácticamente desde que se fundó el club, los directivos del Real ValladolidThis link opens in a popup window fueron conscientes de la necesidad de construir un nuevo estadio porque la Sociedad Taurina, donde el equipo jugó los primeros años,  resultaba incómodo e insuficiente. Los reiterados intentos resultaron, no obstante, vanos hasta que, en 1940, en plena postguerra y por tanto en época de carencias, las intervenciones de Jesús Rivero Meneses, governador civil, que había sido directivo, y del alcalde, Luis Funol, pusieron definitivamente en marcha el proyecto del que sería flamante "stadium municipal". No es cierto, como durante años se ha creído, que las autoridades presionaron a Norberto Adulce para que cediera gratuitamente unos terrenos de su propiedad delimitados por la calle Puente Colgante, la tapia de la calle Alvarez Taladriz y el río Pisuerga y conocidos como la finca de la Ribera de los Ingleses, porque habían pertenecido al Colegio de San AlbanoThis link opens in a popup window. El señor Adulce vendió al Ayuntamiento a razón de cinco pesetas el metro cuadrado y recibió por ello la cantidad de 386.338,21 pesetas, exactamente.
    La ejecución de las obras, que se realizaron en un tiempo récord de nueve o diez meses, supuso otra cantidad parecida. El día 3 de noviembre de 1940, en partido de Segunda División frente al Arenas de Guecho, se inauguraba oficialmente el flamante recinto deportivo, con capacidad para diez mil espectadores. Durante batantes años se le llamó simplemente Estadio Municipal y fue ya en la dácada de los 50 cuando se le añadió la denominación de José Zorrilla, precisamente cuando el Ayuntamiento decidió ampliar la denominación de Paseo de ZorrillaThis link opens in a popup window hasta La RubiaThis link opens in a popup window.
     42 años después de su inauguración, el 7 de febrero de 1982, el Real Valladolid jugaba en el viejo estadio, ante el Osasuna, su último encuentro oficial. La remodelación urbanistica de la zona y la construcción de un nuevo estadio para los Mundiales del 82This link opens in a popup window precipitaron la desaparición del entrañable estadio "José Zorrilla", tan unido a la historia blanquivioleta.
    Situación del viejo estadio

    -Fuente: 40 imágenes inolvidables. Escenas imágenes inolvidables de Valladolid y provincia.
  • Added April 5, 2018
    Votes:
    +0
    -0

    La desaparecida maqueta de Valladolid de León Gil de Palacio

    León Gil de Palacio (Anónimo), de la Biografía del señor don León Gil de Palacio (1892) de Silbén Cordal (Biblioteca Nacional de España, sign. 1-10067)
    Por su carácter de referencia única, los vallisoletanos hemos venido reconstruyendo nuestra vieja ciudad conforme al Plano de Bentura SecoThis link opens in a popup window. Pero lo cierto es que en el siglo XIX Valladolid contó con otra imagen de sí misma igualmente singular: un plano en relieve, hoy desaparecido, que realizó, en 1827, el militar León Gil de PalacioThis link opens in a popup window, autor también  en el año 1830 de otra maqueta en escala 1:432 de la ciudad de MadridThis link opens in a popup window que se encuentra en las dependencias del Museo de Historia de esa ciudad.
    Convento de Nuestra Señora de Prado, Valladolid (1828),
     León Gil de Palacio (Fotografía: Museo de Valladolid)

    Era aquel plano una maqueta de la ciudad que, a decir de la Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción de Valladolid, que lo examinó y lo aprobó, "...destacaba por su exactitud, la escrupulosidad de las mediciones efectuadas sobre el terreno, la esmerada proporción y el minucioso detalle de los alzados, la acertada representación de las fachadas de los edificios principales...".
    Maqueta de Madrid realizada por León Gil de Palacio
    Detalle del Modelo de Madrid. La Puerta del Sol y su entorno en 1830.

    Fotografía: CARLOS TEIXIDOR CADENAS
    Sabemos de aquella maqueta que en 1877 estaba en el almacén municipal, por entonces en la iglesia de San BenitoThis link opens in a popup window. Pasó, ya muy deteriorada, al Museo Arqueológico, acabándose por destruir en 1923. Una pérdida que, por lo excepcional de tal objeto, fue irreparable. 
    Tanto es así que si el Plano de Bentura SecoThis link opens in a popup window es, como se dice y reconoce, un documento único y fundamental para la historia del urbanismo vallisoletano, igualmente lo hubiera sido aquél plano en relieve, maqueta o "modelo en bulto" de la ciudad, que tan esmeradamente construyó León Gil. 
    Las generaciones presentes y futuras pagan caro la desidia y falta de interés histórico de nuestros antepasados. Solo nos queda admirar con cierta envidia la que de Madrid se conserva.
    Fuente: Introducción del libro "Valladolid 1738". Eloisa Wattemberg (Directora del Museo de Valladolid)
  • Added April 4, 2018
    Votes:
    +0
    -0

    Reviviendo el Valladolid de 1738


    En el Museo de ValladolidThis link opens in a popup window se expone desde 2016 una maqueta que representa el Valladolid de 1738 según el plano del escribano vallisoletano Bentura Seco This link opens in a popup window.
    Para realizarlo Bentura Seco midió calle por calle y plaza por plaza. Tiene una gran similitud con el plano de Madrid del siglo XVII de Pedro Texeira, lo singular de ambos es una visión dual; por una parte se aprecian perfectamente el trazado de las calles y por otra la proyección de los alzados de los edificios principales de la ciudad dentro del diseño de las manzanas.
    Su procedencia y conservación es anecdótica debido a que a principios del siglo XX el arquitecto municipal Juan Agapito y RevillaThis link opens in a popup window, encontró la plancha del plano soportando una mesa en el ayuntamiento de la ciudad. Hoy en día es un documento importantísimo para el estudio y reconocimiento de Valladolid ya que la ciudad durante el siglo XIX y sobre todo el siglo XX ha sufrido una traumática transformación.
    Esta maqueta realizada por Juan José Fernández PérezThis link opens in a popup window reproduce en tres dimensiones la totalidad de dicho plano, logrando un realismo increíble. Si Google Earth hubiera existido en el siglo XVIII nos mostraría la ciudad tal y como la vemos en esta increíble obra de arte que se puede visitar en el citado museo.
    He aquí algunos de los rincones más significativos de la ciudad que nos muestra la magnífica maqueta:
    Plaza de San Pablo y Palacio Real

    Parte trasera de la Catedral e Iglesia de Santa María de la Antigua

    Se puede apreciar el antiguo trazado del Esgueva y sus puentes
    Plaza Mayor

    Zona San Benito
    San Benito
    Puerta del CarmenThis link opens in a popup window (Paseo de Zorrilla), donde hasta hace poco se situaba el Hospital Militar
    Puenta Mayor e Iglesia de San Nicolás en su primitiva ubicación
    Monasterio del Prado
    Plaza de la Universidad
    Otra perspectiva de la zona de San Pablo
    Otra perspectiva de la Plaza Mayor
    Plaza Mayor y sus primitivas callejuelas

  • Added November 27, 2012
    Votes:
    +7
    -7

    El desaparecido convento de San Bartolomé

    El nº 62 marca la situación del desaparecido convento

    Al otro lado del Puente MayorThis link opens in a popup window existía el Hospital de San Bartolomé, sobre cuyas ruinas fue edificado el convento del mismo nombre para las religiosas de la Santísima Trinidad, sufragando los gastos el artífice platero y Regidor de la ciudad, D. Francisco Díez de Hurtado y su esposa.
    El hecho se produjo años después de fusionarse el Hospital citado al General de Valladolid, en 1628, autorizando en esta misma fecha la fundación del nuevo monasterio de monjas Trinitarias sobre el mismo solar en que estuvo el antiguo hospital.
    Refiere Matías Sangrador que la obra estaba concluida en 1632. Sufrió graves desperfectos cuando la inundación del Pisuerga del año 1636, así como las consecuencias de la acometida de agua que se traía de la Fuente del SolThis link opens in a popup window, dañando las paredes de la iglesia.
    Fue invadido por la francesada y derribado en 1837. Las religiosas se pasaron al convento de Jesús y María
    Sobre el solar de este convento de San Bartolomé estuvo la estación de Ferrocarril de RiosecoThis link opens in a popup window, desaparecida también; a sus expensas se ha remodelado la actual Plaza de San Bartolomé.

    -Fuente: Urbanismo y arquitectura de Valladolid en los siglos XVII y XVIII. Tomo I Siglo XVII
  • Added December 22, 2016
    Votes:
    +4
    -2

    Desafiando a las alturas en el Valladolid de los 60


    Charles Ebbets es el autor de la fotografía superior tomada en los años 30 durante las construcción del Rockefeller Center de Nueva York. Se puede observar cómo los obreros toman un descanso sentados en una viga de acero a más de  200 metros sobre el nivel del suelo. El título original de la fotografía es Lunch a top a skyscraper (Almuerzo en la cima de un rascacielos). Es una de las fotografías más vendidas del mundo. Fue tomada en Nueva York el 29 de septiembre de 1932, y la publicó el New York Herald Tribune en el suplemento dominical del 2 de octubre del mismo año.
    Valladolid no es Nueva York, de eso no cabe duda y el edificio más alto de la ciudad no le llega a la suela de los zapatos al más vulgar de los rascacielos neoyorkinos, Pero estos obreros que aquí aparecen demuestran que también tenían el valor y la pericia de los "MohawksThis link opens in a popup window" (ciudadanos de la reserva de Kahnawake en Montreal, Canadá, mejor conocidos como los caminantes de hierro debido a su común participación en proyectos de gran altura).

    La imágenes me las ha cedido amablemente Rodrigo Rojo Herrera. Uno de los trabajadores es su padre Elías Rojo.  Trabajaba en Talleres Ergio, año 1963 /1964. Construían las estructuras metálicas de los edificios. Entonces no eran de hormigón como ahora. Este edificio fue uno de los primeros con estructura de hierro en Valladolid. Elías era soldador. En las fotos están construyendo la estructura del edificio situado en la esquina Teresa GilThis link opens in a popup window con Regalado enfrente de la antigua tienda "Casa del Plástico". Cree recordar que eran siete plantas más los dos sótanos. Ahora en el sótano esta Calzados Regalado. La estructura metálica de dicho edificio se tardó en construir dos años. Los soldadores y montadores sacaban dos plantas a los albañiles, estos iban haciendo la estructura mientras ellos ponían las bovedillas e iban haciendo el enfoscado de cada planta.

    En la foto en que se ve el Sagrado Corazón están en la cuarta o quinta planta los albañiles, montadores y soldadores. Elías se acuerda de sus compañeros. En la viga, de pie, en la foto que están los cinco, dos soldadores de izquierda a derecha, Elías Rojo, Elias Alvarez y los montadores Antonio Alvarez, encargado, Andrés García y Ricardo del cual no recuerda el apellido. En la que están los cuatro no está Antonio.
    En las fotos de las vigas creemos que se ve la Iglesia de las AngustiasThis link opens in a popup window y al fondo la torre de la Iglesia de San Martín.This link opens in a popup window

    Superando la temeridad, son el recordatorio de tiempos pasados, que desde luego no fueron mejores.
  • Added March 2, 2018
    Votes:
    +0
    -0

    El desaparecido Hostal Florido


     Foto AMVA
    A escasos metros del Hotel Conde AnsúrezThis link opens in a popup window y un año después, se inauguró el Hostal Florido, un atractivo proyecto impulsado por Numeriano Riñón Martínez, cocinero de gran prestigio y largo recorrido profesional. Dado su tamaño y aunque su fachada era muy atractiva fue catalogado como hostal, habitaciones más pequeñas, no es obligatorio el ascensor ni el cuarto de baño en todas las habitaciones, ni tampoco comedor, si bien el Florido disponía de uno de bastante capacidad.
    El hostal tenía 110 habitaciones y 50 cuartos de baño, distribuidos entre los cuatro pisos del edificio. 
    Foto AMVA
    Para captar clientes, se inventó un slogan que salía en muchos anuncios, Todo por Valladolid, que se traducia en precios realmente económicos. Comer o cenar, tanto en el hostal como en la piscina, costaba 25 pts, y en las fiestas de la parrilla, con baile incluido, 60 pts.
    Los banquetes de boda y homenajes eran otra de las señas de identidad de este establecimiento, que ofrecía atractivos menús a precios razonables.
    Numeriano Rincón siempre pensaba en expandirse, en ampliar sus horizontes profesionales, así que en 1963 se hizo cargo de la explotación del restaurante de la recientemente creada Feria de Muestras que, respondiendo a su dinámico caracter, amplió sucesivamente con el bar-grill Cristina y el restaurante espectáculo Rinumar.
    Esta terraza acristalada, conocida como La Pajarera gozó
    del favor del público durante los años en que estuvo abierta.
    Era una copia de los bistrós parisinos
    Foto: José Miguel Ortega
    Tal vez demasiado, de modo que muy a pesar suyo se vio obligado a cerrar, en 1973, la que había sido la joya de la corona de su emporio, el hostal Florido, que fue derribado para convertirlo en un edificio de apartamentos, aunque la gente que conoció el hostal siempre le hará un huequecito en el bosque de su memoria.

    Fuente: Cuatro siglos de hospedaje en Valladolid (José Miguel Ortega) ISBN:978-84-9001-506-3
  • Added August 15, 2018
    Votes:
    +0
    -0

    El desaparecido kiosco de La Chata

    El kiosco a mediado de los años 70 (foto AMVA)

     El inicio de este kiosco data, según publica la Fundación Joaquín Díaz, de 1915, con Saturnino Lorenzo como propietario. Con el paso de los años adquirió protagonismo y se erigió como uno de los puntos clave en la venta de periódicos y revistas.
    Foto: foro850.mforos.com
    Situado frente a la Iglesia de Santiado Apostol, el apodo lo adquirió por Demetria Rodríguez, quien lo mantuvo hasta el año 2005, según esta misma fuente. Fue entonces cuando se efectuó el traspaso a Alejandro Ruiz, que hasta el pasado fin de año ha sido el dueño. 
    Después de más de 100 años de antiguedad el kiosco ha sido desmontado y retirado, ya que según la normativa municipal, después de un informe de la concejalía de Urbanismo, ese espacio no volverá a salir a subasta ya que debe quedar diáfano por su enclave en el centro histórico de Valladolid. 
    Foto Google
    Por esa regla de tres deberían demolerse la gran mayoría de los bloques de cemento y hormigón que durante la década de los 60 y 70 diezmaron el patrimonio histórico de Valladolid, convirtiendo a nuestra ciudad en un batiburrillo arquitectónico con el que por desgracia estamos obligados a convivir.
    Pocos días antes de su retirada
    Pocos días antes de su retirada
    Foto: Tribuna de Valladolid
Pages: Previous 2 Next
General criteria

Label cloud

Plaza Mayor, 1. 47001 Valladolid, España.
Teléfono: +34 983 426 100