Valladolid,
Ayuntamiento de Valladolid

Ayuntamiento de Valladolid

Logo Ayto. Valladolid

Resultados de la búsqueda

Search results

  • Added August 27, 2012
    Votes:
    +6
    -0

    Los antiguos paradores de la Rinconada

    Fotografía realizada hacia 1910

    Por Miguel Ángel Pastor
    "La Red"This link opens in a popup window ocupaba un amplio espacio, detrás de la Plaza MayorThis link opens in a popup window, dedicado a la venta de pescado. En el siglo XIX se convirtió en mercado público, en el cual no sólo se traficaban estas mercancías sino carnes, tocinos y aves. Lo de "La Red"This link opens in a popup window, como puede deducirse, mantenía una preferencia pescatoria. Los historiadores atribuyen a esta plaza diferentes nombres, entre otros "La Rúa", "Rinconada de la Rúa" y "Rinconada del Mercado". Incluso el lugar era lindero a uno de los primitivos barrios de los judíosThis link opens in a popup window, precisamente maltratado por el desinterés de unos y otros. ¿Quien no recuerda la calle de la Sionagoga, la de las Lecheras y otras, en el olvido cercano? Ya, en la inmediata lejanía, diferentes paradores, cuando la plaza había recobrado el nombre con el que se la conoce actualmente, fueron cobijo de viajeros de medio pelo, trajinantes de paso, de mozas del partido.
    El cercano cuartel de Isabel II, posteriormente, en el umbral de la guerra civil, rebautizado como San Quintín, "La Incubadora" como decían, aportó una excepcional prosperidad a este rincón. Cantaban los soldados aquello de  "Si me quieres escribir, ya sabes mi paradero, Regimiento San Quintín, primera fila de fuego", vertiente nacionalista de una canción de guerra. Estos paradores, y algunas tascas cercanas de tosca madera, llenaron de vino bronco y nostalgia a los mozos de Zamora, Salamanca, Asturias y Valladolid, que partían al frente. Si algo de amor y de dolor puede comunicarnos esto que ahoranada nos dice es, fuera de historicismos que poco importan, el recuerdo de quienes bebieron, por última vez, ese vino en jarras y dejaron su juventud, su vida, en las heladas aguas del Ebro, en Brunete o en Teruel.
    -Fuente: 40 imágenes inolvidables. Escenas históricas de Valladolid y provincia
  • Added September 27, 2012
    Votes:
    +7
    -5

    Las desaparecidas pilastras del Puente de Isabel la Católica


    En el inicio de las barandillas del puente del Cubo o de Isabel la CatólicaThis link opens in a popup window había unas pilastras de piedra, talladas con el escudo de Valladolid y la fecha de inauguración: 1956.
    Hace ya más de un año de la remodelación del PuenteThis link opens in a popup window y a pesar de las exigencias de un colectivo vecinal tratando de recuperarlas la respuesta del Ayuntamiento ha sido contundente: «Los sillares son relativamente modernos, no tienen valor patrimonial alguno, sí pueden tenerlo testimonial por lo que significaron donde estuvieron ubicados, y no volverán a su sitio de origen porque no son acordes al estilo moderno impregnado en este paso de una ribera a otra».
    Esto ya ha pasado antes. Plaza UniversidadThis link opens in a popup window: desaparece una farola con base de piedra o banco octogonal y 4 brazos, así como la fuente de piedra de la isleta de la plaza. Resultado: ante cierto clamor popular se repuso la farola con base de piedra, delante del edificio de la UniversidadThis link opens in a popup window. La fuente de piedra se trasladó a los jardines, frente a la estatua de CervantesThis link opens in a popup window.
    Plaza Fuente DoradaThis link opens in a popup window: En la rehabilitación de un edificio con soportales se retiraron varias columnas de piedra antiguas. Resultado: hubo que buscar las citadas columnas de piedra donde estaban y reponerlas al lugar donde llevaban varios cientos de años.
    Estas pilastras forman parte de esa pequeña historia de Valladolid que se va escribiendo a través de pequeños detalles, rincones, etc., que en muchos casos se ha perdido, pero que si nos lo proponemos no siempre tiene que ser así. 
    El puente, sin las pilastras, después de su restauración

  • Added March 2, 2018
    Votes:
    +0
    -0

    El desaparecido Hostal Florido


     Foto AMVA
    A escasos metros del Hotel Conde AnsúrezThis link opens in a popup window y un año después, se inauguró el Hostal Florido, un atractivo proyecto impulsado por Numeriano Riñón Martínez, cocinero de gran prestigio y largo recorrido profesional. Dado su tamaño y aunque su fachada era muy atractiva fue catalogado como hostal, habitaciones más pequeñas, no es obligatorio el ascensor ni el cuarto de baño en todas las habitaciones, ni tampoco comedor, si bien el Florido disponía de uno de bastante capacidad.
    El hostal tenía 110 habitaciones y 50 cuartos de baño, distribuidos entre los cuatro pisos del edificio. 
    Foto AMVA
    Para captar clientes, se inventó un slogan que salía en muchos anuncios, Todo por Valladolid, que se traducia en precios realmente económicos. Comer o cenar, tanto en el hostal como en la piscina, costaba 25 pts, y en las fiestas de la parrilla, con baile incluido, 60 pts.
    Los banquetes de boda y homenajes eran otra de las señas de identidad de este establecimiento, que ofrecía atractivos menús a precios razonables.
    Numeriano Rincón siempre pensaba en expandirse, en ampliar sus horizontes profesionales, así que en 1963 se hizo cargo de la explotación del restaurante de la recientemente creada Feria de Muestras que, respondiendo a su dinámico caracter, amplió sucesivamente con el bar-grill Cristina y el restaurante espectáculo Rinumar.
    Esta terraza acristalada, conocida como La Pajarera gozó
    del favor del público durante los años en que estuvo abierta.
    Era una copia de los bistrós parisinos
    Foto: José Miguel Ortega
    Tal vez demasiado, de modo que muy a pesar suyo se vio obligado a cerrar, en 1973, la que había sido la joya de la corona de su emporio, el hostal Florido, que fue derribado para convertirlo en un edificio de apartamentos, aunque la gente que conoció el hostal siempre le hará un huequecito en el bosque de su memoria.

    Fuente: Cuatro siglos de hospedaje en Valladolid (José Miguel Ortega) ISBN:978-84-9001-506-3
  • Added August 12, 2017
    Votes:
    +3
    -1

    "El Escudo de España", souvenires en el recuerdo.

    El Escudo de España en una fotografía de mediados de los años 60
    Su historia es la historia de tres generaciones que se remonta al 14 de marzo de 1914, cuando un emprendedor industrial vallisoletano, Julián de la Fuente Turienzo, que tenía una tienda en la calle Santiago dedicada a mercería y camisa a medida, adquiere un local en el número 12 de la Acera de San FranciscoThis link opens in a popup window (hoy calle Ferrari) y lo bautiza con el nombre de ‘El Escudo de Bilbao’, debido al gran número de universitarios de Bilbao que entonces estudiaban en Valladolid, pero por motivos políticos durante la guerra le taparon la fachada para evitar lios y le cambiaron el nombre por el de "El Escudo de España".
    Foto: J.M. Lostau para El Mundo Castilla y León
    Alfonso de la Fuente de Barrio, nieto del fundador, fue el único de los tres hermanos -el más pequeño- que continuó al frente del negocio hasta su cierre en 2008. Los otros dos hermanos, Julián y Conchita, también estuvieron ligados al mismo hasta que se jubilaron, aunque no de una manera tan directa como Alfonso.
    Los tres conformaban la tercera generación de una "familia de comerciantes de toda la vida", explica Alfonso, ya que tras el fallecimiento del fundador, siguió con el negocio su hijo y padre de los tres hermanos: Eugenio de la Fuente Álvarez, fallecido en 1973.
    Alfonso de la Fuente posa tras el mostrador en el que trabajó durante medio siglo.
    Foto: EL DÍA DE VALLADOLID
    Eugenio, que en su juventud fue jugador de fútbol y llegó a militar en las filas del C.D. Español de Valladolid, fue uno de los fundadores en el año 1928, junto con el Real Unión, del Real Valladolid Deportivo (Real por Unión y Deportivo por el Español). Su gran conocimiento del mundo deportivo fue también decisivo para la incorporación al negocio de artículos relacionados con esta parcela como escudos, insignias, bufandas, banderines... llegando a suministrar balones, camisetas o botas a los equipos pioneros de fútbol local.
    "Quién nos iba a decir, recuerda Julián, que todos estos artículos despertarían, sesenta años después, en 1982 -el año de la celebración del Mundial de Fútbol en España- el interés de los integrantes de las selecciones de KuwaitThis link opens in a popup window y Francia y de sus aficionados. Incluso a la televisión francesa le debieron resultar tan peculiares los artículos que emitieron un reportaje sobre la tienda".
    La verdadera transformación se produjo en los años 50. Botones, camisas y calcetines fueron relegados a un segundo plano. Su puesto fue ocupado paulatinamente por artículos de regalo y recuerdos destinados fundamentalmente al turismo extranjero como abanicos, toreros, sevillanas... lo que convirtió a ‘El Escudo de España’ en uno de los establecimientos de Valladolid pioneros en esta actividad.
    Foto: El día de Valladolid
    "El atractivo de todos estos artículos para el turismo extranjero es innegable, explica Alfonso, pero no podíamos ni queríamos dejar de lado ‘lo nuestro’. Por eso fuimos incorporando productos propios y totalmente identificativos de Valladolid como la alfarería de Portillo, muñecas con el traje típico de Valladolid, cerámicas, camisetas con estampaciones de los principales edificios de la ciudad...".
    Un día una norteamericana vio en la tienda una bandera con el toro y me dijo literalmente: "Quiero esta misma bandera pero con los cojones más grandes".
    ‘El Escudo de España’ uno de los pocos reductos de comercio tradicional cerró sus puertas el 1 de abril de 2008, Alfonso dijo entonces que, como ocurre en la mayoría de negocios familiares, la cuarta generación "opta por ejercer otras actividades al haber vivido muy de cerca los sacrificios que exigen estos pequeños negocios".
    De los diez biznietos que integran la cuarta generación, ninguno sintió el ‘gusanillo’ de continuar con esta tradición centenaria. 
    Pero Valladolid no se quedó sin tienda de souvenires. Pocos meses antes del cierre abrió en la Plaza del OchavoThis link opens in a popup window un nuevo establecimiento regentado por Montse Corrales- "Alfonso nos animó mucho porque la ciudad necesita una tienda así", concluye ilusionada.
    -Fuente: El Día de Valladolid
  • Added January 13, 2013
    Votes:
    +6
    -1

    El antiguo Hospital Provincial de Valladolid


    "La construcción de este Hospital es ejemplo del progreso de la ciudad a finales del siglo XIX, plasmada en la mejora de parques y jardines", de los teatros, de las industrias, de los comercios y de la sanidad. Y en este marco será muy importante el papel de Miguel ÍscarThis link opens in a popup window, Alcalde de Valladolid entre 1877 y 1880.
    El Ministerio de Sanidad y la Diputación encargan a Teodosio Torres el proyecto de un Hospital y de la Facultad de MedicinaThis link opens in a popup window en el Prado de la Magdalena, al norte de la ciudad histórica. Visitará hospitales europeos para realizar un edificio de las mejores características posibles, sobre todo en iluminación y ventilación.
    El complejo se organiza en torno a un patio que separaba la Facultad y el Hospital. Los pabellones de enfermerías en los ángulos, parten de los cuerpos octogonales de comunicación. Hoy se conserva la parte del Hospital, rehabilitada hace pocos años para usos administrativos.
    -Fuente: Guía de Arquitectura Urbana de Valladolid (Roberto   Vivar Cantero)
  • Added July 7, 2012
    Votes:
    +7
    -5

    Las Callejas de la Plaza Mayor

    El grupo de callejas según el Plano de Bentura Seco de 1738

    Por Joaquín Martín de Uña
    Nuestra Plaza MayorThis link opens in a popup window, reconstruida tras el incendio de 1561This link opens in a popup window, no era el conjunto de bloques de viviendas que actualmente conocemos y cuyo espacio constituye el centro de distribución del tráfico –peatonal y rodado- de las siete calles que confluyen en ella.
    La entrada a la Plaza del Corrillo desde la Plaza MayorThis link opens in a popup window, formaba parte de un conjunto de seis calles situadas en su lado oriental de las cuales a cuatro se las denominó, durante varios siglos, como "Las Callejas" o callejuelas de la Plaza. Junto a dichas callejuelas y el paso al Corrillo se encontraba la calle de San Francisco –hoy un callejónThis link opens in a popup window- cuya salida a la Plaza MayorThis link opens in a popup window está cerrada por el edificio del Banco de Santander.
    Al  fondo, la desaperecida calle La Montera
    Hasta antes de que las llamas destrozaran nuestra primitiva Plaza del Mercado se sabe que, en el lugar ocupado por las Callejas de la Plaza, estuvieron con anterioridad vendedores de frutas y hortalizas, no siendo aventurado pensar en la existencia de pequeñas edificaciones y huertas que aprovecharían las aguas del próximo Esgueva para su cultivo. La reordenación de la zona posterior al siniestro y el –no probado- deseo de Felipe IIThis link opens in a popup window de representar en la nueva "traza" de la ciudad el símbolo católico de la Santa Cruz y otros atributos de la pasión de Cristo –escalera y lanza- pudieron ser la causa del peculiar trazado de las populares y populosas callejas.
    La Calle La Montera iba desde la Plaza Mayor hasta la calle Alarcón
    Hata el 10 de abril de 1863 las callejuelas –cuyo corto trazado debió de considerarse insuficiente para ostentar nombres importantes –fueron conocidas por el número de orden que ocuparon con relación a la actual calle de Lencería: callejuelas Primera, Segunda y Tercera; cruzadas por la callejuela Cuarta –hoy de Alarcón-.
    La desaparecida Calle San Francisco, convertida hoy en callejón al ser cegada por el  edificio del Banco de Santander
    Por acuerdo municipal, adoptado en la fecha citada, pasaron a llamarse calle de D. Alvaro de Luna, quizás por la proximidad al lugar de ejecución del ValidoThis link opens in a popup window; calle de Figones, posiblemente por existir alguno de estos establecimientos en su trazado y calle de la Montera. Cruzadas por la cuarta calleja de la Plaza, única existente en la actualidad, a la que según Juan Agapito y RevillaThis link opens in a popup window, se denominó calle de Alarcón en memoria de "D. Julio Alarcón, Caballero de la Orden de Calatrava y Regidor –Alcalde- de Valladolid por el año 1661".
    En esta vista aérea actual podemos ver la manzana de casas que en la actualidad componen las desaparecidas calles
    En la calle Montera estuvo situado el Gran Hotel Imperial, uno de los primeros establecimientos conocidos con este nombre en nuestra ciudad –que nada tiene que ver con el actual Hotel Imperial de los hermanos Abellán actualmente situado en el nº 4 de la calle del Peso.

    Fuente: Valladolid, una ciudad contada. (Joaquín Martín de Uña)
  • Added August 27, 2017
    Votes:
    +2
    -0

    El desaparecido Cinema Sanz de Cigales


    Por Raúl Benito González
    A principios de los años 40 del siglo XX, llegó a Cigales un matrimonio procedente de Cataluña. Él era catalán, se llamaba José Ferrer, ella de Cigales y se llamaba Antonina, aunque todos la conocían como Nina-.
    Venían con gran ilusión de construir un cine en Cigales, el pueblo de la Nina, porque según se comentaba entonces, este señor Ferrer llevaba varios cines en Barcelona y de ahí el gusanillo de querer construir un cine en Cigales.
    Había que buscar un terreno adecuado y se eligió un lugar llamado Glorieta, un descampado en círculo que estaba rodeado de acacias y donde solían hacer parada las ovejas merinas que hacían trashumancia de Extremadura a Soria y viceversa. De modo que allí comenzaron las obras con un resultado muy positivo.
    El cine se empezó en el año 1944 y se inauguró en 1946, el 1 de noviembre, con la obra de teatro Don Juan Tenorio, representada por la compañía de Ángel Velasco. El 25 de diciembre se estrenó con la película Sin novedad en el Alcázar y un documental. De esta forma nació el CINEMA FERRER. Fueron unos años muy bonitos y de esplendor para Cigales.

    Ya con el cine en su apogeo, teníamos el rito de los domingos a la salida de misa mayor, acercarnos la mayoría a ver la cartelera de la película que pondrían por la tarde -había una sesión de tarde y otra de noche- y además nos gustaba llegar a su hora para no perdernos el NO-DO, y también el reportaje que ponían de la película que pasarían al domingo siguiente.
    Pasó un tiempo de explotación del cine por el señor Ferrer, pero bien por motivos de salud, por los años, o por lo que fuera, el caso es que un día decició venderlo. Ferrer dejó el cine al último día de 1947.
    El 1 de enero de 1948 se hizo cargo del cine Heraclio Sanz, un labrador del pueblo de Cigales, y entonces se cambió de nombre. Pasó a llamarse CINEMA SANZ. 
    Pero por los años 60 empezaron a llegar las televisiones y entonces ya no hacía falta ir al cine, porque le tenías en casa a diario. De ahí el fracaso de los cines, no sólo en Cigales, sino en todos los pueblos.
    Con tal decadencia de público el cine se cerró. Estuvo unos años así, hasta que la fiebre de la construcción, o del ladrillo se lo engulló. Así que el terreno lo adquirió una constructora, lo derribó y el resultado, es un bloque de casas, que al menos se sigue conociendo como el edificio del cine. Y he  aquí el significado de ello. Y Cigales se va haciendo más grande y cada vez más y más... grande.

    Fuente:  CIGALES, HISTORIA VIVA: EN ESTA VILLA CONTAMOS TODOS (RAÚL BENITO GONZÁLEZ) , 2007
    ISBN: 9788478522590
  • Added September 5, 2017
    Votes:
    +0
    -0

    El desaparecido Cinema Omy de Rioseco

    Uno de los empresarios mas emblemáticos en la tierra de Campos fue Osmundo Margareto. Su primera incursión en el mundo del cine fue en el año 1939, cuando adquirió la subasta municipal para la utilización del Teatro Principal.
    A partir de estos momentos liderara el mercado comarcal de explotación cinematográfica, al abrir otras dos salas en Rioseco y también en otros pueblos de la comarca.
    La modernización del Teatro Principal y la búsqueda de superproducciones cinematográficas y teatrales inician los años dorados del cine.
    En 1950 pone las siglas de su nombre a la nueva sala que edifica en el antiguo Salón Ideal. Nacía así el cine Omy hasta su cierre en 1986.
    Las instalaciones fueron de las mas modernas para la época, llegando a tener, incluso, generador eléctrico para subsanar eventuales perdidas de luz.
    La capacidad superaba las trescientas cincuenta personas en butacas, principal y general. La película ¨ Las zapatillas rojas ¨ inauguro el establecimiento.
    El inmueble actualmente se encuentra en estado de ruina, esperando una improbable rehabilitación, lo que le condenará casi con toda seguridad a su desaparición.
  • Added August 15, 2012
    Votes:
    +7
    -3

    El Viejo Estadio José Zorrilla


    Por José Miguel Ortega.
    Prácticamente desde que se fundó el club, los directivos del Real ValladolidThis link opens in a popup window fueron conscientes de la necesidad de construir un nuevo estadio porque la Sociedad Taurina, donde el equipo jugó los primeros años,  resultaba incómodo e insuficiente. Los reiterados intentos resultaron, no obstante, vanos hasta que, en 1940, en plena postguerra y por tanto en época de carencias, las intervenciones de Jesús Rivero Meneses, governador civil, que había sido directivo, y del alcalde, Luis Funol, pusieron definitivamente en marcha el proyecto del que sería flamante "stadium municipal". No es cierto, como durante años se ha creído, que las autoridades presionaron a Norberto Adulce para que cediera gratuitamente unos terrenos de su propiedad delimitados por la calle Puente Colgante, la tapia de la calle Alvarez Taladriz y el río Pisuerga y conocidos como la finca de la Ribera de los Ingleses, porque habían pertenecido al Colegio de San AlbanoThis link opens in a popup window. El señor Adulce vendió al Ayuntamiento a razón de cinco pesetas el metro cuadrado y recibió por ello la cantidad de 386.338,21 pesetas, exactamente.
    La ejecución de las obras, que se realizaron en un tiempo récord de nueve o diez meses, supuso otra cantidad parecida. El día 3 de noviembre de 1940, en partido de Segunda División frente al Arenas de Guecho, se inauguraba oficialmente el flamante recinto deportivo, con capacidad para diez mil espectadores. Durante batantes años se le llamó simplemente Estadio Municipal y fue ya en la dácada de los 50 cuando se le añadió la denominación de José Zorrilla, precisamente cuando el Ayuntamiento decidió ampliar la denominación de Paseo de ZorrillaThis link opens in a popup window hasta La RubiaThis link opens in a popup window.
     42 años después de su inauguración, el 7 de febrero de 1982, el Real Valladolid jugaba en el viejo estadio, ante el Osasuna, su último encuentro oficial. La remodelación urbanistica de la zona y la construcción de un nuevo estadio para los Mundiales del 82This link opens in a popup window precipitaron la desaparición del entrañable estadio "José Zorrilla", tan unido a la historia blanquivioleta.
    Situación del viejo estadio

    -Fuente: 40 imágenes inolvidables. Escenas imágenes inolvidables de Valladolid y provincia.
  • Added February 7, 2013
    Votes:
    +5
    -7

    Hermanos Santaolaya. Otra vez la piqueta.

    Tal vez no fuese más que el último vestigio de un antiguo almacén de frutas. Una simple fachada de ladrillo, pero que, al menos para mi, tenía un especial encanto. 
    Siempre soñé con que tal vez fuese restaurada y convertida en cualquier cosa, pero respetando ese frontal de estilo fabril que tanto me gustaba. Pero no, finalmente la dichosa piqueta se la ha llevado por delante, rememorando aquellos malditos años en los que Valladolid perdió gran parte de su patrimonio histórico en pro de inmensas y horrorosas moles de cemento y cristal. En este caso un hotel ocupará su lugar. Pero qué le vamos  a hacer. 
    Sirva esta entrada para despedir a este encantador rincón que tanta personalidad daba a la calle Cardenal CosThis link opens in a popup window. Descanse en paz.
    -Fotos de las obras cortesía de https://twitter.com/LilithPiratenThis link opens in a popup window
Pages: Previous 2 Next
General criteria

Label cloud

Plaza Mayor, 1. 47001 Valladolid, España.
Teléfono: +34 983 426 100