Valladolid,
Ayuntamiento de Valladolid

Ayuntamiento de Valladolid

Logo Ayto. Valladolid

Todas las entradas

  • Añadido el 17 de mayo de 2011
    Votos:
    +14
    -4

    El #22M, ¡MÓJATE!Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Yo siempre me he sentido... ¿cómo decirlo? ¿Progresista? Pero nunca me he encasillado con ningún partido político. Y mira que lo han intentado, tanto en mi época universitaria, donde algunos compañeros no podían entender que estuviera en moviemientos asociativos sin perteneer a un partido. Como mi madre, quien insistía que la mejor manera de labrarme un futuro era afiliarme (eso sí, el partido debería ser el PP o el PSOE, no importaba cuál, porque en algún momento gobernarían los dos).
    Me considero más eso que algunos llaman "independiente", pero que, siendo sincero, se acerca más a "tocapelotas". Soy un provocador y todo el que me conozca, especialmente en Facebook, lo sabe. Me encanta tocar las narices. Provocar debates me apasiona, y discutir con el que está de acuerdo contigo es aburridísimo. Debería ser considerado deporte olímpico.  
    Pero algo ha pasado en estas elecciones municipales. Todo empezó allá por el invierno de 2010, chateando con mi amigo cibernético Mariano LozanoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, quien había criticado en su blogEste enlace se abrirá en una ventana nueva e insistido en Facebook, sobre lo lesivo para nuestros derechos el hecho de eliminar el derecho al voto en elecciones municipales a los expatriados. En aquel momento yo le dije "a mí plin, yo ya no vivo ahí y lo que me interesa es lo que ocurre en la ciudad en la que vivo ahora". Y sigue siendo cierto que hoy en día me afecta más el que mi hijo pueda acudir a la escuela de música en Drammen, que Valladolid vaya a tener puerto seco (que no sé qué carajo será), pero algo pasó al publicarse la lista de candidatos para las elecciones municipales de IU en Valladolid. Ahí estaban varios amigos míos de mi época pucelana. Muchos de ellos, como yo, sin ningún carnet de partido, pero con ganas de participar en los cambios y con la idea e ilusión de que las cosas se pueden hacer de otra manera. Con la convicción de que la gente, desde las asociaciones, los barrios o incluso la tasca, pueden mejorar la situación de la ciudad, sin la necesidad de que un acomodado le venga a prometer una piscina en el río o un tren invisible, que poco van a cambiar lo que ahora preocupa a la gente.
    Hablé con mi amiga Carmencita, número 8 en las listasEste enlace se abrirá en una ventana nueva y me preguntó si me gustaría mandar un video mostrando mi apoyo a la candidatura, con el que harían un montaje con otros expatriados amiguetes de la coalición. Lo hice sin dudar. Y espero que sirva de algo. Haciendo el video me dí cuenta de que tenía que haber hecho caso a Mariano Lozano y luchar más por mi derecho a votar en mi Ayuntamiento. Porque ahora estoy en Noruega, pero también quiero soñar con un día volver a mi ciudad y encontrarme el Valladolid que quiero.
    Este es el video, ¿qué os parece?

    Pero yo sigo queriendo demostrar que no me caso con nadie, y puedo ser crítico con el video en el que participo. Yo lo envié de inmediato, sin saber que iba a ir en un reportaje llamado "Vota por mí", aunque ahora que soy consciente que yo no podré, me parece un eslogán apropiado. Pero, aún sabiendo que había que cortar porque eramos varios, no me han gustado mucho las frases elegidas que no son más que "me llamo David y vivo en Noruega" y "me gusta mucho el proyecto ilusionante de IU en Valladolid". Para mí era importante destacar que yo no tengo ningún carnet político y lo que me gusta es la apertura a los independientes, y por eso me pareció apropiado incluir el video completo que yo envié. Tampoco me gusta demasiado el final del video, con demasiados eslogans políticos, que me hacen sentir un poco raro al estar yo ahí metido. Pero bueno, es política, es campaña y yo sabía a lo que me estaba comprometiendo.

    En definitiva. El 22 de mayo, vota lo que te de la gana, pero vota. Y si estás en Valladolid: ¡MÓJATE Y VOTA POR MÍ!
  • Añadido el 15 de mayo de 2011
    Votos:
    +10
    -5

    Ventura PérezEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Convento de los Capuchinos

    Ventura Pérez es un personaje vallisoletano, nacido en 1704 y muerto en 1784, que escribió un Diario en el que se recogen los acontecimientos ocurridos en Valladolid durante el siglo XVIII y amplió la Historia de Valladolid que había escrito en el primer cuarto del siglo XVII Juan Antolínez de Burgos, enriqueciéndola además con dibujos de los edificios más destacados del Valladolid de aquella época. Estas dos fuentes históricas de primera línea son primordiales para entender el siglo XVIII vallisoletano y también el español.
    Convento de San Francisco

    Ventura Pérez nació en Valladolid en 1704. Siguiendo siempre su Diario, sabemos que aprendió a leer, escribir y contar en una escuela de primeras letras para pobres, lo que le permitió superar la barrera del analfabetismo. En 1715 entró como Monaguillo en la Catedral de esta ciudad. Estudió órgano durante cinco años con Tomás Barcenilla, organista de la Catedral de ValladolidEste enlace se abrirá en una ventana nueva, terminando estos estudios hacia 1727. Fue organista durante resto su vida de la iglesia de El Salvador de ValladolidEste enlace se abrirá en una ventana nueva. Con poco más de 20 años, aprende el oficio de ensamblador, participando en obras como la sillería de coro del Convento de San Francisco de ValladolidEste enlace se abrirá en una ventana nueva (hoy en el Museo Nacional de Escultura Este enlace se abrirá en una ventana nuevade esta misma ciudad). El ensamblador se casa en 1736, a los treinta y dos años. Fruto de este enlace fueron cinco hijos, de los que sólo uno sobrevivió a su padre. Ventura Pérez siempre vivió muy modestamente, con unos ingresos muy humildes y sus últimos años los pasó sin recursos y recogido en casa de su hijo, muriendo en 1784 y siendo enterrado en la iglesia de El Salvador de Valladolid.
    Iglesia del Val

    En el Diario de Valladolid que escribió durante toda su vida, quedan constatados los acontecimientos ocurridos en Valladolid en aquella época. Es muy interesante el punto de vista del autor, que no pertenece a las élites, sino a las clases populares y nos transmite fielmente el universo sacralizado, sin barreras entre lo sacro y lo profano, en el que vivían. Son protagonistas del Diario las fiestas religiosas, contadas con todo lujo de detalles y haciendo hincapié en las procesiones y toques de campanas.
    Convento de San Diego

    También aparecen en él lo que hoy calificaríamos como sucesos (accidentes, asesinatos...) y cuestiones políticas y de abasteciemiento. Por todo esto, es una fuente de primera mano sobre la vida en España en el siglo XVIII. Su otra obra es la
    «Historia de la mui noble y mui Leal Ciudad de Ball[adoli]d, Recojida de Varios autores en este año de 1759» (No confundir con la "Historia de la muy noble y leal ciudad de Valladolid, desde su más remota antiguedad hasta la muerte de Fernando VII" de Matias SangradorEste enlace se abrirá en una ventana nueva)

    cuyos dos tomos manuscritos y aún inéditos, se encuentran en la Biblioteca Nacional de España. Tomando como base la Historia de Valladolid de Juan Antolínez de Burgos, escrita en las primeras décadas del siglo XVII, Ventura Pérez la amplió, desarrollándola hasta mediados del siglo XVIII. La aportación más interesante son los dibujos que se incluyen, que muestran las fachadas de los edificios más importantes del Valladolid de aquella época. Como muchos de estos edificios se han perdido, los dibujos son una fuente extraordinaria para conocer su morfología. Los dibujos son infantiles y algo torpes y en ocasiones las proporciones no están bien reflejadas, pero son expresivos.
    El único hijo de Ventura Pérez que le sobrivivió fue Diego Pérez Martínez, pintor y académico, autor de varios interesantes dibujos del Parque del Campo Grande y Paseo de las Moreras fechados en 1788. Durante algún tiempo, fue Alcalde de Valladolid.
    -Fuente: WikipediaEste enlace se abrirá en una ventana nueva
  • Añadido el 15 de mayo de 2011
    Votos:
    +5
    -3

    Ventura PérezEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Convento de los Capuchinos

    Ventura Pérez es un personaje vallisoletano, nacido en 1704 y muerto en 1784, que escribió un Diario en el que se recogen los acontecimientos ocurridos en Valladolid durante el siglo XVIII y amplió la Historia de Valladolid que había escrito en el primer cuarto del siglo XVII Juan Antolínez de Burgos, enriqueciéndola además con dibujos de los edificios más destacados del Valladolid de aquella época. Estas dos fuentes históricas de primera línea son primordiales para entender el siglo XVIII vallisoletano y también el español.
    Convento de San Francisco

    Ventura Pérez nació en Valladolid en 1704. Siguiendo siempre su Diario, sabemos que aprendió a leer, escribir y contar en una escuela de primeras letras para pobres, lo que le permitió superar la barrera del analfabetismo. En 1715 entró como Monaguillo en la Catedral de esta ciudad. Estudió órgano durante cinco años con Tomás Barcenilla, organista de la Catedral de ValladolidEste enlace se abrirá en una ventana nueva, terminando estos estudios hacia 1727. Fue organista durante resto su vida de la iglesia de El Salvador de ValladolidEste enlace se abrirá en una ventana nueva. Con poco más de 20 años, aprende el oficio de ensamblador, participando en obras como la sillería de coro del Convento de San Francisco de ValladolidEste enlace se abrirá en una ventana nueva (hoy en el Museo Nacional de Escultura Este enlace se abrirá en una ventana nuevade esta misma ciudad). El ensamblador se casa en 1736, a los treinta y dos años. Fruto de este enlace fueron cinco hijos, de los que sólo uno sobrevivió a su padre. Ventura Pérez siempre vivió muy modestamente, con unos ingresos muy humildes y sus últimos años los pasó sin recursos y recogido en casa de su hijo, muriendo en 1784 y siendo enterrado en la iglesia de El Salvador de Valladolid.
    Iglesia del Val

    En el Diario de Valladolid que escribió durante toda su vida, quedan constatados los acontecimientos ocurridos en Valladolid en aquella época. Es muy interesante el punto de vista del autor, que no pertenece a las élites, sino a las clases populares y nos transmite fielmente el universo sacralizado, sin barreras entre lo sacro y lo profano, en el que vivían. Son protagonistas del Diario las fiestas religiosas, contadas con todo lujo de detalles y haciendo hincapié en las procesiones y toques de campanas.
    Convento de San Diego

    También aparecen en él lo que hoy calificaríamos como sucesos (accidentes, asesinatos...) y cuestiones políticas y de abasteciemiento. Por todo esto, es una fuente de primera mano sobre la vida en España en el siglo XVIII. Su otra obra es la
    «Historia de la mui noble y mui Leal Ciudad de Ball[adoli]d, Recojida de Varios autores en este año de 1759» (No confundir con la "Historia de la muy noble y leal ciudad de Valladolid, desde su más remota antiguedad hasta la muerte de Fernando VII" de Matias SangradorEste enlace se abrirá en una ventana nueva)

    cuyos dos tomos manuscritos y aún inéditos, se encuentran en la Biblioteca Nacional de España. Tomando como base la Historia de Valladolid de Juan Antolínez de Burgos, escrita en las primeras décadas del siglo XVII, Ventura Pérez la amplió, desarrollándola hasta mediados del siglo XVIII. La aportación más interesante son los dibujos que se incluyen, que muestran las fachadas de los edificios más importantes del Valladolid de aquella época. Como muchos de estos edificios se han perdido, los dibujos son una fuente extraordinaria para conocer su morfología. Los dibujos son infantiles y algo torpes y en ocasiones las proporciones no están bien reflejadas, pero son expresivos.
    El único hijo de Ventura Pérez que le sobrivivió fue Diego Pérez Martínez, pintor y académico, autor de varios interesantes dibujos del Parque del Campo Grande y Paseo de las Moreras fechados en 1788. Durante algún tiempo, fue Alcalde de Valladolid.
    -Fuente: WikipediaEste enlace se abrirá en una ventana nueva
  • Añadido el 14 de mayo de 2011
    Votos:
    +12
    -8

    La Noche y el Día de los Museos llegan a ValladolidEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Hoy, sábado 14 de Mayo se celebra La Noche de los Museos en Valladolid. Esta iniciativa, que surgió en Berlín en 1997, ha ido cobrando importancia a lo largo de todos estos años por toda Europa. En Valladolid está es la séptima edición, pero año a año se va consolidando. Durante esta noche, los vallisoletanos [...]
  • Añadido el 13 de mayo de 2011
    Votos:
    +9
    -2

    Un video inédito del tren burraEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Una muestra de una de las muchas películas Ferroviarias, rodadas por toda la geografía y líneas Españolas de diversos anchos, por D.JULIÁN de ELEJOSTE BENITO DEL VALLE, ya restaurada y transferida a Vídeo Digital, (Full HD).
    Se presenta por vez primera al público, con el consentimiento de su Viuda, Dña.Mª Paz Barreiro Bengoa, su Hijo D.Kepa Elejoste, su Hija, Mary Paz Elejoste y familia.
    La única copia existente rodada en "Regular 8mm", ha sido telecinada, restaurada, editada, musicalizada, devolviéndole su color original (KODACHROME), el que se perdía inexorablemente debido al efecto del paso del tiempo sobre los soportes químicos, limpiándola fotograma a fotograma, reconstruyendo las secuencias librándolas de polvo, rayas, manchas, arañazos,adecuándola de esta forma, para un correcto visionado.
    De esta forma ha sido preservada además, de cara hacia futuras generaciones de investigadores y aficionados.
    Disfrutad de estas Joyas, no es común, poder visualizarlas.
    Gustavo Vieites.- http://gustavovieites.cmact.com/videotrenes.htmlEste enlace se abrirá en una ventana nueva
    Sinopsis:
    VALLADOLID - 1967, Llegada y partida de un automotor "Billard", desde la Estación "SAN BARTOLOME", arrastrando un coche mixto/correos de diferente y más antigua época, tipo y concepción técnica que la del propio automotor. La arteria de acceso (Avda.de Gijón), el intenso tráfico existente, camiones, autobuses, viandantes, vecinos, las vías a modo de aceras, los cambios de aguja y espadines a la salida de un bar que hoy día, continúa en funcionamiento, nada parecía mermar el ánimo de aquel tren. Un irrepetible retrato costumbrista de épocas pasadas. Línea perteneciente a la Compañía de Ferrocarriles Secundarios de Castilla, se mantuvo en funcionamiento desde 1884, hasta 1969, ya perteneciendo a FEVE. Uno de los ramales de esta línea, se conserva hoy como la Vía Verde del Esla. Fue el Ferrocarril de Tierra de Campos. Como anécdota de filmación, destacar que el coche/mixto correos que aparece en las secuencias, provenía en realidad del Ferrocarril de Fuencarral a Colmenar Viejo. Destacar además que tanto la línea, como sus locomotoras a vapor, la Nº8 en concreto, fueron escenario de diversas producciones cinematográficas, mayormente del género "WESTERN SPAGHETTI".
  • Añadido el 13 de mayo de 2011
    Votos:
    +5
    -1

    Un video inédito del tren burraEste enlace se abrirá en una ventana nueva.


    Un documento histórico del año 1967 del que la inmensa mayoría desconoce su existencia, ¡un video que demuestra que el tren burra existió! La ruta enlazaba la localidad de Medina de Rioseco con Valladolid.
    ¡Que disfrutéis el video!

  • Añadido el 12 de mayo de 2011
    Votos:
    +5
    -2

    Un video inédito del Tren burraEste enlace se abrirá en una ventana nueva.


    Un documento histórico del año 1967 del que la inmensa mayoría desconoce su existencia, ¡un video que demuestra que el tren burraEste enlace se abrirá en una ventana nueva existió! La ruta enlazaba la localidad de Medina de Rioseco con Valladolid.
    ¡Que disfrutéis el video!

  • Añadido el 10 de mayo de 2011
    Votos:
    +8
    -7

    La antigua Maqbara de Valladolid.Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Portada de la antigua Casa de Beneficencia (Actual Casa del Estudiante)

    En este solar, localizado en el denominado Prado de la Magdalena, estuvo situada durante los siglos XIII y XIV la MAQBARA de Valladolid, esto es, el cementerio de los musulmanes de la ciudad.
    Sus restos pudieron ser documentados a través de diversas excavaciones arqueológicas realizadas por la Universidad de Valladolid y la Junta de Castilla y León, durante 1990, previamente a la rehabilitación del edificio, antigua casa de Beneficencia, como casa del estudiante. Los individuos aquí enterrados lo fueron según el rito islámico, claramente especificado en el Corán: en posición decúbito lateral derecho y con el rostro vuelto hacia la ciudad santa de La Meca. Las inhumaciones encontradas son de dos tipos, por un lado las de fosa simple excavada en la tierra y por otro, el que a esta fosa añade junto a las paredes largas un refuerzo de dos muretes paralelos fabricados con adobes, que enmarcaban un angosto espacio en el que se depositaría, no sin dificultad, al difunto.
    En este patio, sito en el interior de la actual Casa del
    Estudiante estuvo situada la Maqbara de Valladolid


    Las gentes que utilizaron esta necrópolis fueron los mudéjares, musulmanes residentes en los reinos cristianos, posiblemente llegados a la ciudad desde los territorios meridionales de la península a medida que los cristianos avanzaban hacia el sur. Se dedicaban fundamentalmente a actividades artesanales (albañiles, alfareros, hortelanos, carpinteros…) y al comercio, llegando a ser un grupo importante e integrado en la vida de la ciudad. Durante los siglos XIII y XIV un buen número de ellos habitaba en el barrio de San Martín, perdurando hasta nuestros días el recuerdo de su presencia en la zona en el nombre de la calle de los Moros.
    La convivencia armónica con la sociedad cristiana debió quedar en cierta medida rota en los inicios del siglo XV, cuando una ley de 1412 obligó a todos los musulmanes de Castilla (del mismo modo que a los judíos) a recluirse en barrios segregados, las famosas aljamas. Los mudéjares vallisoletanos ocuparon la llamada aljama de Santa María, situada alrededor de la calle del mismo nombre. Este hecho debió marcar el abandono del cementerio del Prado de la Magdalena, donde no se han encontrado enterramientos del siglo XV, por lo que es de presumir que los musulmanes buscarían un lugar más cercano a su aljama.
    Pero pese a su segregación física, la actividad de estos laboriosos artesanos continuó y su importancia dentro de la sociedad vallisoletana fue en aumento, llegando a participar durante el siglo XV en levantamientos políticos junto con el resto de los estamentos de la ciudad. Su integración fue tal que cuando en 1502 una nueva ley obliga a los musulmanes a abjurar de su fe o a abandonar Castilla, la mayoría de los mudéjares vallisoletanos se convierten, al menos nominalmente, al cristianismo.

    …No cubrirán su faz ni el polvo ni la humillación: esos son los huéspedes del paraíso. Ellos vivirán en él eternamente (El Corán, azora 4, 27/26)
  • Añadido el 10 de mayo de 2011
    Votos:
    +11
    -2

    La antigua Maqbara de Valladolid.Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Portada de la antigua Casa de Beneficencia (Actual Casa del Estudiante)

    En este solar, localizado en el denominado Prado de la Magdalena, estuvo situada durante los siglos XIII y XIV la MAQBARA de Valladolid, esto es, el cementerio de los musulmanes de la ciudad.
    Sus restos pudieron ser documentados a través de diversas excavaciones arqueológicas realizadas por la Universidad de Valladolid y la Junta de Castilla y León, durante 1990, previamente a la rehabilitación del edificio, antigua casa de Beneficencia, como casa del estudiante. Los individuos aquí enterrados lo fueron según el rito islámico, claramente especificado en el Corán: en posición decúbito lateral derecho y con el rostro vuelto hacia la ciudad santa de La Meca. Las inhumaciones encontradas son de dos tipos, por un lado las de fosa simple excavada en la tierra y por otro, el que a esta fosa añade junto a las paredes largas un refuerzo de dos muretes paralelos fabricados con adobes, que enmarcaban un angosto espacio en el que se depositaría, no sin dificultad, al difunto.
    En este patio, sito en el interior de la actual Casa del
    Estudiante estuvo situada la Maqbara de Valladolid


    Las gentes que utilizaron esta necrópolis fueron los mudéjares, musulmanes residentes en los reinos cristianos, posiblemente llegados a la ciudad desde los territorios meridionales de la península a medida que los cristianos avanzaban hacia el sur. Se dedicaban fundamentalmente a actividades artesanales (albañiles, alfareros, hortelanos, carpinteros…) y al comercio, llegando a ser un grupo importante e integrado en la vida de la ciudad. Durante los siglos XIII y XIV un buen número de ellos habitaba en el barrio de San Martín, perdurando hasta nuestros días el recuerdo de su presencia en la zona en el nombre de la calle de los Moros.
    La convivencia armónica con la sociedad cristiana debió quedar en cierta medida rota en los inicios del siglo XV, cuando una ley de 1412 obligó a todos los musulmanes de Castilla (del mismo modo que a los judíos) a recluirse en barrios segregados, las famosas aljamas. Los mudéjares vallisoletanos ocuparon la llamada aljama de Santa María, situada alrededor de la calle del mismo nombre. Este hecho debió marcar el abandono del cementerio del Prado de la Magdalena, donde no se han encontrado enterramientos del siglo XV, por lo que es de presumir que los musulmanes buscarían un lugar más cercano a su aljama.
    Pero pese a su segregación física, la actividad de estos laboriosos artesanos continuó y su importancia dentro de la sociedad vallisoletana fue en aumento, llegando a participar durante el siglo XV en levantamientos políticos junto con el resto de los estamentos de la ciudad. Su integración fue tal que cuando en 1502 una nueva ley obliga a los musulmanes a abjurar de su fe o a abandonar Castilla, la mayoría de los mudéjares vallisoletanos se convierten, al menos nominalmente, al cristianismo.

    …No cubrirán su faz ni el polvo ni la humillación: esos son los huéspedes del paraíso. Ellos vivirán en él eternamente (El Corán, azora 4, 27/26)
  • Añadido el 9 de mayo de 2011
    Votos:
    +8
    -7

    El circo llega a OlmedoEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Señoras y señores, niños y niñas … ¡¡el circo llega a Olmedo!!  Hoy aprovechamos la ocasión para desplazarnos de la capital a uno de los pueblos cercanos que forman parte de nuestra provincia. Se trata de Olmedo, conocido por muchos por la famosa obra de Lope de Vega El caballero de Olmedo o por una [...]

Nube de etiquetas

Plaza Mayor, 1. 47001 Valladolid, España.
Teléfono: +34 983 426 100