Valladolid,
Ayuntamiento de Valladolid

Ayuntamiento de Valladolid

Logo Ayto. Valladolid

Todas las entradas

  • Añadido el 12 de agosto de 2019
    Votos:
    +1
    -2

    Oda a la lectura a golpe de sprayEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    El artista vallisoletano Javier Román defiende el libro tradicional con mural Two likes, one comment, en una fachada de la Casa del Estudiante Cuna de Delibes y de Zorrilla, villa en la que se imprimió la primera parte del Quijote y cuyos enclaves Cervantes reflejó en varias de sus Novelas Ejemplares, escenario de los primeros enfrentamientos dialécticos entre Quevedo y Góngora: no cabe duda de que Valladolid es una ciudad literaria. El graffiti se convierte en altavoz de este sentimiento con el mural ‘Two likes, one comment’, pintura del artista local Javier Román que adorna, desde 2017, una fachada medianera de la Casa del Estudiante de la Universidad de Valladolid.   Una joven inmersa en lectura sueña entre libros, sobre libros y bajo libros. Como si la niña que lee en la plaza de Las Batallas hubiera crecido. Por su apariencia, bien podría estar en edad de ser estudiante en la institución que ahora adorna. Es, además de una oda a la lectura, un alegato a favor del papel impreso; una defensa de su tacto, su peso y su particular olor (¿quién no ha acercado la nariz algún que otro libro?)  en la era del libro electrónico y la tableta. […]
  • Añadido el 22 de julio de 2019
    Votos:
    +1
    -2

    artículo de Blog Cultura y TurismoEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    En los barrios de Valladolid habitan algunos de los personajes más ilustres y queridos por los vecinos. Es el caso de la plaza principal del barrio de Las Batallas. Impasible ante el bullicio y la vida propia de este enclave lee una niña. Aquí permanece sentada, como un paréntesis de tranquilidad impropio de tan animada plaza, desde el 21 de octubre de 2002. ‘Niña leyendo’ es una estatua de gran formato –la ‘pequeña’ mide 2,80 metros de alto y pesa nada menos que 1400 kilos- realizada por Belén González, autora que se inspiró en su propia hija, Elisa. ¿Quieres saber cuál es el texto que mantiene cautivo su interés? Sara era, como las otras muchachas de Ur, una de esas doncellas educadas en la luz que cuelga de la lámpara de la noche: una muchachita muy delgada y de ojos muy grandes. Y, cuando volvía de cuidar sus cabras o dejaba la labor de bordado con sus esclavillas, siempre se ponía su vestido color índigo con la cenefa roja y su collar de cuentas de cristal para mirar a la calle por la celosía. Pero cuando ya cumplió catorce años fue a la tienda de Teraj a comprarse un tocado: […]
  • Añadido el 14 de julio de 2019
    Votos:
    +3
    -2

    Un verano ¡de película!Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Las noches cálidas invitan a hacer vida en la calle. Aprovecha las suaves temperaturas que nos regala la caída del Sol para disfrutar de un plan tan fresco como los ciclos de cine al aire libre. Te invitamos a vibrar con el séptimo arte en todas sus facetas: empápate de clásicos, de las revelaciones que hemos descubierto en el circuito de festivales más recientes, del cine como arma de denuncia social. Una propuesta digna de una localidad que podría ser el siguiente miembro de la Red de Ciudades Creativas de Unesco en la categoría de Cine –descubre más en la página web Valladolid City of Film-. Cine en un entorno monumental El patio de la hospedería de San Benito se convierte en una sala de cine durante agosto con la proyección de  títulos premiados durante el último año en los tres grandes festivales de nuestro país – San Sebastián, Málaga y nuestra Seminci-. Sábado, 3 de agosto Genese (Philippe Lesage. Canadá). Espiga de Oro en la Seminci 2018. Sábado, 10 de agosto Entre dos aguas (Isaki Lacuesta. España). Concha de Oro en San Sebastián 2018. Sábado, 17 de agosto  Las distancias (Elena Trapé. España). Biznaga de Oro a la Mejor […]
  • Añadido el 11 de julio de 2019
    Votos:
    +0
    -0

    De escaparates por la calle Duque de la Victoria en el año 1929Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Vista general de la calle Duque de la Victoria en 1929

    Por VÍCTOR VELA Este enlace se abrirá en una ventana nueva
    25-6-19 El Norte de Castilla. ValladolidEste enlace se abrirá en una ventana nueva
    -La calle Duque de la Victoria apenas tiene cosas viejas que contar. Su historia pertenece al presente y al porvenir-, decía hace 90 años el cronista de El Norte de Castilla que, en julio de 1929, se dio un paseo por la calle y visitó sus principales negocios para contar después la actividad que allí se vivía a los lectores del periódico.
    Decía el autor del artículo que la calle Duque de la Victoria era (es) -en Valladolid el testimonio del siglo XX, de la vida actual, moderna y progresiva de la ciudad, y más aún todavía: de su futuro optimista-. -Sus edificios, su comercio, todo el ritmo diario de su vida dan en ella esta poderosa sensación, fuerte y joven, de alegría y vitalidad-.
    La vía, que ya en el siglo XIII era conocida como calle de los Olleros (aquí era donde estaban quienes fabricaban ollas), recibió su nombre actual en abril de 1856, en agradecimiento a los títulos que el militar Joaquín Baldomero Fernández Álvarez entregó a la ciudad en 1854.
    -Las largas paradas de taxis, el cruce incesante de autos, tranvías y autobuses públicos, el movimiento a todas las horas del día marcan estos trazos modernos de la calle magnífica que enorgullece a Valladolid y ostenta una vida comercial próspera y brillante-, escribía el autor del artículo, quien reconocía que para el periódico tenía esa arteria un significado especial.
    Fachada de la redacción de El Norte de Castilla en 1929

    -En ella se levanta la casa de El Norte, nuestro propio hogar. Es esta calle la primera que recibe el rumor de los grandes sucesos, las noticias inesperadas. En ella ve el periodista amanecer todos los días, cuando el trabajo ha terminado, la rotativa empieza a perpetuar en nuestras páginas todas las noticias y un ejército de vendedores (modestos y constantes camaradas) extiende por todos los rincones de la ciudad estas páginas que han nacido en la calle del Duque de la Victoria-
    Interior de Imprenta Castellana

    Tenía entonces El Norte cien años menos de historia (ahora celebra su 165 aniversario) y se presentaba ante los lectores como un vecino más de una calle plena de actividad comercial. Junto a la redacción de El Norte estaba la Imprenta Castellana. -Una imprenta única de la región que cuenta con modernísimas máquinas de componer, rotativa para grandes tiradas, estereotipia y los grandes talleres de fotograbado-. Y junto a ella (con talleres en Montero Calvo 17 y oficinas en Duque de la Victoria, 31) Foto Castilla. Se publicitaba con su oferta para trabajos -montados con arreglo a los últimos adelantes, con técnicos especializados, dibujantes y fotógrafos propios-.
    Entrada del negocio Gil San José Hernando

    En el número 22 estaba el comercio de Gil San José Hernando, un hojalatero y vidriero. -Esta casa, fundada en 1860 por don Modesto San José y hoy regida por su hijo, Gil San José Hernando, se encarga de toda clase de trabajos en zinc, plomo, pizarra, hoja de lata o cristal, canalones y cañones bajantes, rótulos luminosos, letras de zinc y vidrieras en colores, de adorno y dibujo-.
    Fachada del comercio Niceforo Hernández

    El paseante que hace 90 años caminara por Duque de la Victoria encontraría en el número 7 el negocio de Niceforo Hernández. -Nadie haga sus compras sin antes visitar esta casa», se publicitaba.
    Escaparate de P. Lobato

    Compartía número con la joyería y platería de P. Lobato (sucesor de Cuadrillero). -No olvide esta dirección cuando desee adquirir una cosa buena-, decía la publicidad del periódico, que recordaba que se ofrecían -precios normales-, no fuera a ser que la promesa de buena joyería echara para atrás a los clientes. -Alhajas de suprema elegancia e imponderable valor. Gran variedad en pulseras de pedida, relojes de oro y platino, sortijas, alfileres, etc. etc. Metales y piedras preciosas siempre a elección del clientes para la confección de sus encargos-.
    El comercio de tejidos Casa C. Sánchez

    Le seguía, en el número 13, la casa C. Sánchez. -La más antigua y económica en tejidos de todas clases, colchas, mantas para cama y viaje, cortinajes, alfombras, géneros de punto, velos, mantos y peletería. Cuarenta años de comerciar en las mejores calidades a los mejores precios-.
    Y en el número 15 se encontraba Casa Villarrubia, que ofrecía mercería, paquetería, género de punto, juguetes y una sección de 'todo a 0,95 pesetas'.
    Fábrica de Sombreros García Hermanos

    Un poco más avanzada la calle, en el número 19, estaba la fábrica de sombreros para señora y niños García Hermanos. -Siempre novedades-.
    Mercería Casa Virto

    También en la acera de los impares, en el número 21, estaba Casa Virto, -dedicada a los artículos de sastres y modistas-, con -gran taller de plisados y vainicas-.
    En la acera de enfrente, la de los números para, la oferta incluía en el número 4 Casa Giménez. -Esta es la sastrería predilecta del público más exigente para vestir bien. Inmenso surtido en pañería. Confección impecable. No se demora ningún encargo en ninguna época-.
    Camareros del Café Madrid a la puerta del establecimiento

    Con el mismo número 4 se presentaba el Café Madrid. Su propietario, Gregorio Huidobro, presumía de -servicio esmerado, exquisito café concentrado, licores de legítimas marcas-. -Es el preferido del buen público a la salida de los espectáculos por sus chocolates, sus helados y viandas de todas clases-.
    Fachada de Juan Manuel Calvo

    Unos pasos más allá, en el número 18, estaba el almacén de calzado, alpargatas y zapatillas Juan M. Calvo. -Gran surtido de calzados de lujo a precios baratísimos-, decía el anuncio, donde se recordaba que su teléfono era el 2.410.
    Círculo de Recreo

    Y, además, en la calle estaba el Círculo de Recreo y el -suntuoso edificio levantado por la Compañía Telefónica Nacional para la instalación de todos sus servicios-.
    -Las ventajas que representa el teléfono automático para las comunicaciones urbanas son apreciadas ya por todos los hombres y entidades que dedican sus esfuerzos al comercio, la industria o la banca. Ha sido para Valladolid una gran mejor la innovación de las antiguas redes y la capital corresponde con la Compañía, enviándole diariamente muchas órdenes de alta en el servicio, al cual atiende con un cariño e interés que le hace deseables los más grandes aciertos», decía el publirreportaje publicado en julio de 1929.
    Fuente: http://bit.ly/2Lm6CrXEste enlace se abrirá en una ventana nueva
  • Añadido el 4 de julio de 2019
    Votos:
    +3
    -1

    Cinco planes nocturnos para burlar al calor este veranoEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Te proponemos cinco planes nocturnos para disfrutar de Valladolid en verano. Que no te asuste el termómetro: aprovecha la caída del sol para disfrutar de unas propuestas muy frescas. Descubre qué hacer en Valladolid durante este verano.
  • Añadido el 31 de mayo de 2019
    Votos:
    +0
    -0

    Acuña, el obispo guerreroEste enlace se abrirá en una ventana nueva.


    Los castillos españoles sirvieron tanto para defenderse de los enemigos externos como de los internos, tanto para impedir que entrara el sitiador como para evitar que saliera el recluso. Los castillos fueron quizá, más a menudo que fortalezas, prisiones a las que iban los enemigos del Estado... o del príncipe. 
    Simancas tiene su buena lista de prisioneros célebres, pero ninguno como el obispo de Zamora, don Antonio de Acuña. ¡Qué tipo humano! A principios de siglo XVI toma partido por las Comunidades contra el emperador Carlos V. Pero en ese partido no se limita, como sus hábitos piden, a rezar por las victorias de Padilla, Bravo y Maldonado. El obispo Acuña es obispo guerrero, de cuya actividad se burló con gracia y mala intención otro obispo, Antonio de Guevara, que había puesto su cultura e inteligencia polémica a favor de la Casa Real. En una de sus epístolas familiares, Guevara ironiza sobre el cura soldado que no sólo se militariza él sino que militariza a otros hombres de Cristo. 
    Y le recuerda cómo uno de ellos tiraba y bendecía al mismo tiempo. 
    «En el combate que dieron los caballeros en Tordesillas contra los vuestros, vi con mis propios ojos a un vuestro clérigo derrocar a once hombres con una escopeta detrás de una almena; y el donaire era que al tiempo que asestaba para tirárles, los santiguaba con la escopeta y los mataba con la pelota.» 
    Acuña en el sitio de Valdeprado
    Sobrevino Villalar; Padilla, Bravo y Maldonado fueron condenados a muerte y ejecutados al día siguiente de la batalla. Acuña, siendo obispo, se salvó y fue encerrado en Simancas con la esperanza de un arrepentimiento. Allí vivió en una celda circular del último cuerpo del torreón. Pero no era hombre para estar encerrado, y había dado órdenes a unos clérigos para matar al mayor número posible de soldados del rey, era natural que se autorizara a sí mismo el desafuero. Las ungidas manos episcopales se agarraron al cuello del alcalde de la fortaleza, Mendo de Noguerol, y lo estrangularon. Quiso huir después, lo agarraron, y el alcalde Ronquillo, en vista de que Acuña se había olvidado de su condición eclesiástica, decidió hacer lo mismo y, tras rápido proceso, lo mandó degollar. Los partidarios de la comunidad que aún quedaban en Castilla hablaron de sacrilegio. Los demás, aun fervientes católicos, aceptaron la condena. 
    Hombres como él no podían estar ni siquiera encerrados.
  • Añadido el 22 de mayo de 2019
    Votos:
    +0
    -0

    El día que el príncipe Juan Carlos atropelló a un ciclista en OlmedoEste enlace se abrirá en una ventana nueva.


    Corría el año 1955. En Madríd, en el palacio de los Montellano, prosigue Juan Carlos, el futuro heredero al trono, sus estudios preparativos para su ingreso en la Academia Militar de Zaragoza junto a un escogido grupo de compañeros aristócratas de su edad. El severo preceptor del príncipe, el general Martínez Campos, lo somete a un plan de estudios espartano, de manera que Juan Carlos apenas sale de la mansión.
    Los domingos, después de misa le organizan algún viaje cultural por los alrededores de Madrid, para que se airee.
    Un día toca visitar el castillo de la Mota, en Medina del Campo, sede central y escuela de mandos de la Sección Femenina de Falange. El general se adelanta con su coche oficial. Juan Carlos viaja en el Mercedes de servicio conducido por su profesor de Geometría y trigonometría, el teniente coronel Emilio García Conde. En el asiento de atrás dormita el futuro general Alfonso Armada, también profesor suyo. Cuando salen de Madrid, el príncipe suplica a García Conde que lo deje conducir.
    ---No puede ser ---replica el militar-. Su alteza no tiene carné.
    Cuando el príncipe se emperra en una cosa puede acabar con la paciencia de cualquiera. García Conde termina por cederle el volante. En el paso a nivel con barreras de Olmedo, don Juan Carlos atropella a un ciclista sin más consecuencias que el pantalón roto, desollones superficiales en la pierna y una rueda de la bici destrozada. García Conde zanja el asunto entregando una generosa propina al accidentado.
    Sin más contratiempo llegan al castillo de la Mota con García Conde nuevamente al volante. Durante el almuerzo, Juan Carlos comenta, locuaz y despreocupado, el incidente del ciclista y lo contento que marchó el pobre diablo tras percibir su generosa compensación.
    El general Martínez Campos guarda silencio, pero en cuanto levantan los manteles se lleva aparte a Armada y le ordena secamente:
    -Busca al herido, recupera el dinero y da parte del accidente a la policía de carreteras.
    Armada objeta que no tienen idea de quién es y que la lesión ha sido apenas una rozadura.
    ¿Es que no os dais cuenta de las consecuencias si se le gangrena la herida? Vosotros buscadlo. El príncipe se vuelve a Madrid conmigo.
    A los pocos días, el general Martínez Campos le entrega a Juan Carlos un sobre grande que contiene otro más pequeño, que a su vez contiene otro más pequeño y así sucesivamente hasta un último sobre en el que el príncipe encuentra su regalo sorpresa: un flamante carné de conducir a su nombre.
    Alfonso Armada narra el incidente en su libro Al servicio de la corona, 1983
    Fuente: De la alpargata al seiscientos. Juan Eslava Galán
  • Añadido el 15 de mayo de 2019
    Votos:
    +3
    -2

    Adiós a la ‘moza vallisoletana’: el derrumbe de la torre de la CatedralEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Entre los desafortunados hechos que han acompañado a la Catedral de Valladolid a lo largo de su historia –por algo está inconclusa- destaca, por su espectacularidad y los rumores que lo envuelven, la caída de su torre, aquella que fue conocida entre los vecinos como ‘La buena moza’. Llamada así por su altura y su estilizado trazo, ‘La buena moza’ no fue nunca reconstruida, pese a que hay quien la identifica con la torre que hoy se puede visitar (construida entre 1880 y 1924).  Para situar aquella que se derrumbó debemos mirar de frente la entrada que encara a la calle Arribas: corresponde a los dos cuerpos, de abrupto final, que la flanquea a nuestra izquierda. Su diseño corresponde al proyecto de Juan de Herrera, el de mayor envergadura, pero no el primero, ni el último, que rigió la construcción. Es una de las cuatro torres que contemplaba: dos en la fachada y otro par de menor tamaño en las cabeceras que ni siquiera llegaron a iniciarse. Derrumbe de la torre de la Catedral La suya fue una historia gafada desde el principio. Su base presentó problemas de cimentación desde el primer momento por las filtraciones y humedades debidas al […]
  • Añadido el 8 de mayo de 2019
    Votos:
    +1
    -4

    Aquí nació San Pedro RegaladoEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    «Este gran santo, honra de la católica España y gloria de Valladolid, nació aquí el año de 1390. Murió en la paz del Señor el día 30 de marzo de 1456. Sigamos su ejemplo imitando sus virtudes». Estas líneas recuerdan que San Pedro Regalado, patrón de Valladolid, cuya festividad celebramos el 13 de mayo, nació en la calle Platerías de la capital del Pisuerga. Puedes encontrar el edificio, actual número 2, al principio de la vía, en el acceso desde la plaza del Ochavo. Pese a las investigaciones que han tratado de esclarecer la fecha exacta del nacimiento del santo, no se conoce ni el día ni el mes de tal acontecimiento. Tan solo sabemos que ocurrió en 1390 y que poco después recibió el primer sacramento en la actual Iglesia del Salvador -como nos recuerda una estatua del santo y una placa sobre la pila bautismal, que aún se conserva-. También conocemos el nombre de sus padres: Pedro Regalado y doña María de la Costanilla (nombre que por aquel entonces tenía la calle), ambos de linaje y fortuna. El hoy patrón de Valladolid, en sustitución de San Miguel, fue, en su tiempo, conocido como Pedro de Costanilla -así figura […]
  • Añadido el 24 de abril de 2019
    Votos:
    +1
    -3

    Bases del XLII Certamen regional de Justas PoéticasEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    1- Podrán participar en este certamen  todos los poetas nacidos o residentes en Valladolid y provincia (excepto los premiados en ediciones anteriores), con un solo trabajo original e inédito, que no haya sido premiado en otros concursos, escritos en castellano y de tema libre. 2- Los poemas deberán tener una […]

Nube de etiquetas

Plaza Mayor, 1. 47001 Valladolid, España.
Teléfono: +34 983 426 100