Ayuntamiento de Valladolid

Seminci - Ai WeiWei

Publicada el 23 de octubre de 2017

"Muchas personas se posicionan como meros espectadores ante el drama de los refugiados. Pero estamos ante una crisis humanitaria. Nos afecta a todos": es una de las potentes denuncias que ha lanzado esta mañana el cineasta y activista chino Ai Weiwei durante la presentación de su documental Human Flow (Marea humana), dentro de concurso en la Sección Oficial de la 62ª Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci). 

El director, que reivindica la participación ciudadana activa ante esta situación, ha denunciado, igualmente, el papel pasivo de las instituciones internacionales frente a situaciones como el éxodo de lo rohingyas en Birmania  ("sus campos tienen capacidad para acoger a más de 900.000 personas pero solo han dado cobijo a la mitad", ha recordado en rueda de prensa y plasmado en su documental). "Muchos países deberían sentirse avergonzados por su actuación", sentencia Weiwei.

Los crecientes flujos migratorios en Europa debidos a la crisis de los refugiados por la guerra de Siria es otro de los dramas que el cineasta chino mira de cerca en Human Flow. En total, ha recorrido cerca de 400 campos de refugiados repartidos por 23 países. Lo que comenzó como un proyecto "personal y con poca información" ha terminado plasmando una de las mayores crisis humanitarias de la actualidad con los testimonios de más de 600 personas. 

Junto al papel ciudadano "imprescindible" en esta crisis -"un factor intrínseco de la democracia"- ha especificado el cineasta-; Weiwei reivindica la vertiente de denuncia del arte: "debe estar vinculado a la política; si no, se convierte en algo superficial". .

A pesar del drama reflejado en su largometraje, Weiwe ha querido transmitir un halo "de esperanza". "Es lo que une a todos los refugiados: el deseo de vivir, la esperanza de tener un trabajo y de dar una educación a sus hijos, la valentía con la que afrontan el día a día", destacaba durante la presentación del documental. 

Conocido por su papel de activista y su oposición crítica a la postura del gobierno chino ante los derechos humanos, Ai Weiwei ha recordado que su padre, escritor, "fue desterrado por sus opiniones políticas, culturales y artísticas". El cineasta confiesa que se "ve reflejado en ellos, sobre todo en los niños". Como "parte de los refugiados" que se siente, el director aparece en Human Flow con la intención de hacer un llamamiento: "todos tenemos que participar ante esta situación".

info
© Ayuntamiento de Valladolid. 2011