Ayuntamiento de Valladolid

Valladolid celebra con una recreación histórica la primera inmersión prolongada de un buzo, ocurrida en el Pisuerga en 1602

Publicada el 21 de septiembre de 2018

En 1602 ocurrió en Valladolid una demostración extraordinaria, la primera inmersión prolongada de un buzo, posible gracias al traje diseñado por Jerónimo de Ayanz y Beaumont. Ante la incrédula y fascinada corte de Felipe III y los vecinos de la ciudad, un hombre permaneció más de una hora bajo las tranquilas aguas del Pisuerga.

Valladolid recuerda este domingo la hazaña con una recreación histórica en las Tenerías del Pisuerga. A partir de mediodía, se reunirán en este entorno personas caracterizadas del monarca y de su séquito, a bordo de embarcaciones, para volver a presenciar el hito que cambió la historia del buceo.

La conservación de los bocetos y diseños originales del traje en el Archivo de Simancas ha permitido crear una réplica del invento, considerado el precursor del buceo moderno, que será utilizada en la actuación del domingo.

Según los apuntes de Jerónimimo de Ayanz, el primer equipo de buceo de la historia consistió en un traje de vacuno con dos conductos que permitían la entrada y la expulsión de aire, una idea que ponía solución al deficiente sistema de las campanas que no permitían esta renovación y limitaban el tiempo del buzo sumergido. De hecho, el buzo solo salió a la superficie a petición del monarca para manifestar que podría haber estado bajo el agua tanto tiempo como le permitiese ‘la frialdad de ella y el hambre’.

info
© Ayuntamiento de Valladolid. 2011