Content

El autor narra, con meticulosidad y profundidad, las vicisitudes y avatares por las que ha atravesado este palacio, reedificado a comienzos del siglo XVII por don Diego Sarmiento de Acuña, primer conde de Gondomar. apasionado bibliófilo, don Diego atesoró libros desde su juventud, creando en esta Casa una impresionante biblioteca, la más importante de su época y habitual fuente de consulta para la redacción de numerosas obras, principalmente de historiografía.